Introducción: Los Enemigos de la Estabilidad Económica

El bienestar material de un pueblo se ve constantemente amenazado por dos enemigos: el desempleo y la inflación. Estos dos fenómenos son el origen de los quebraderos de cabeza de políticos y economistas de todos los tiempos.

Para poder combatir una enfermedad –en este caso una enfermedad económica-primero tenemos que entender sus causas, para luego poder atajarlas. En los capítulos anteriores hemos estudiado estos dos problemas, así como sus orígenes. Podemos resumir así nuestros hallazgos:

Causas del desempleo.

El origen más común del desempleo es que hay poca actividad económica: la gente no está consumiendo, y las empresas no están produciendo, y por tanto contratan a menos personas. Usando el vocabulario técnico que ahora ya entendemos podríamos decir que muchas veces el desempleo se debe a que hay poca demanda agregada.

Cuando por una temporada de varios meses, en un país la gente está comprando poco y las empresas están produciendo poco, entonces se dice que estamos en una recesión. Recesión significa que la producción de las empresas está disminuyendo y, por tanto, tienen menos ventas y contratan a menos gente. Viene entonces el desempleo, y éste hace que la gente tenga menos ingresos, menos dinero para gastar y comprar la producción de las empresas. Y se entra así en un círculo vicioso.

Por eso se dice a veces que el enemigo público #1 del bienestar material es la recesión, que es a su vez, la causa del desempleo.

Causas de la inflación.

La subida de los precios muchas veces se debe a que hay demasiada demanda agregada: la gente está haciendo demasiadas compras, y las tiendas suben los precios de las mercancías.

Usted estará pensando: “pero también puede haber inflación sin que haya aumento de la demanda; puede haber una inflación de costos”. Muy bien, tiene razón. Pero si la inflación es de costos, (por ejemplo, por una subida del petróleo) puede ser combatida a base de reducir la demanda, de hacer que la gente compre menos.

Por lo visto hasta aquí, tenemos que si un gobierno quiere mantener bajo control a esos dos peligros males económicos, lo que tiene que hacer es controlar la demanda agregada; que no sea ni muy alta ni muy baja.

Una de las funciones del gobierno de un país es ayudar a conseguir para su pueblo el mayor bienestar posible, tanto material como espirtual. Es lo que se llama la “calidad de vida”. Para conseguir un mayor bienestar material, uno de los medios más evidentes es lograr un mayor crecimiento de la riqueza del país: de su producto y de su ingreso nacional.

Pero los gobiernos no se conforman sólo con que el producto nacional crezca, sino que además quieren que crezca establemente. Un crecimiento estable significa que no hay demasiadas subidas ni bajadas. Significa que no haya años en los que la producción crezca mucho, y otros años en los que la producción disminuya. Por esto se dice que uno de los objetivos de los gobiernos es la estabilidad económica. Lo que vamos a ver en estos dos próximos capítulos es cómo puede el gobierno ayudar a un crecimiento estable de la economía, combatiendo el desempleo y la inflación.

Las medidas que un gobierno puede tomar para conseguir un crecimiento estable se denominan Política Económica. Y tradicionalmente se dividen estas medidas en dos categorías:

Política Fiscal

Política Monetaria

En este capítulo nos ocuparemos de describir la política fiscal, y en el próximo la monetaria.

¿Para qué sirve la Política Fiscal?

Después de la caída de la Bolsa de Nueva York en octubre 24 de 1929, Estados

Unidos se vio sumergido en una profunda depresión económica. Los intentos de combatirla que hizo el presidente republicano Hoover, no dieron resultado. Entre 1929 y 1932 el PNB cayó desde $104 billones hasta $58 billones al año, y uno de cada cuatro trabajadores americanos estaba desempleado, una cifra nunca vista, ni antes ni después.

En 1932 salió elegido el demócrata Franklin D. Roosevelt, quien puso en marcha un plan para sacar la economía a flote llamado New Deal. Básicamente consistía en hacer que el gobierno gaste dinero en la nación: contratando muchos empleados públicos, y haciendo obras públicas a gran escala. Se crearon tantas nuevas agencias del gobierno, que ni los legisladores se sabían los nombres de todas. Roosevelt creó las Brigadas Civiles de Conservación, que puso a trabajar a cientos de miles de personas en el mantenimiento de los bosques de la nación, pagándoles un sueldo decente. Sin duda alguna, el construir senderos en los bosques no era la principal necesidad del país en el 1933. Pero la excusa para darle un sueldo a la gente, y mantenerla trabajando.

Posiblemente a usted le extrañará esta forma de “ayudar” a la economía del país: derrochando fondos públicos en trabajos de jardinería. Sin embargo Roosevelt había descubierto, sin darse cuenta, la política fiscal: una serie de medidas que consiguen impulsar la economía del país si se dan una serie de circunstancias.

Pero antes de entrar de lleno a ver cómo funciona la política fiscal, vamos a profundizar un poco más en qué es una recesión, para luego entender mejor cómo combatirla.

La Recesión: El Enemigo #1 de la Economía

¿Qué es la recesión?

En Estados Unidos se dice que la economía está en recesión cuando el Producto Nacional Bruto disminuye durante dos trimestres consecutivos.

Producto Nacional Bruto (PNB) es el valor en dinero de todo lo que se produce en país en un año; es lo que valen en el mercado todos los bienes y servicios que la gente del país produce. Posiblemente sea la medida más usada de la riqueza de un país. El PNB de Puerto Rico en 1990 era de 20 billones de dólares, y el de EU de 5,000 billones: es como la suma de todo lo que producen y venden todas las empresas del país.

En EU el gobierno calcula el valor del PNB cada trimestre. Cuando por dos trimestres consecutivos aparece que el PNB ese trimestre, es menor que el PNB del trimestre anterior, entoncer estamos ante una recesión. En Puerto Rico no se calcula trimestralmente el PNB, por lo que es más difícil saber si hay o no recesión. La Junta de Planificación publica un índice de actividad económica; pero puede darse que el índice esté bajando dos trimestres sin que lleguemos a estar en una recesión. Una recesión significa que las fábricas venden menos, y producen menos, y contratan a menos gente, y la gente ingresa menos por sueldos, ganancias, etc. El gran daño de la recesión es el aumento en el desempleo. La calidad de vida de un país se perjudica mucho cuando hay gente sin trabajo.

Después de la segunda guerra mundial (1945), en EU ha habido 11 recesiones. En promedio han durado 11 meses; y el PNB ha decrecido un 2.5%. La más dura ha sido la de julio de 1981 a noviembre de 1982, donde el PNB disminuyó un 12% y el desempleo llegó al récord del 11%. En esa recesión fue que Puerto Rico alcanzó su récord de un desempleo del 23%: una de cada cuatro personas que querían trabajar no encontraron trabajo.

¿Cuáles son las causas de una recesión?

Con lo visto hasta aquí ya sabemos que una recesión es una disminución en la actividad económica: las empresas producen menos, y la gente gasta menos. Por lo tanto es lógico pensar que haya dos tipos posibles de causas de una recesión:

1. Disminuye la demanda agregada, las compras de la gente.

2. Disminuye la oferta, la producción de las fábricas

Disminución de la demanda agregada

La recesión puede empezar porque la gente está comprando menos. Tenemos que analizar entonces, por qué razones los que compran están comprando menos.

Los economistas consideran que cuatro tipos de agentes que realizan compras:

1. los consumidores: realizan gastos de consumo

2. el gobierno: hacen compras que llamamos gastos públicos

3. las empresas: son principalmente los que hacen gastos de inversión, compras de maquinaria, edificios y equipos

4. los extranjeros: una parte importante de la producción de un país se venden a otros países. Son las llamadas exportaciones netas.

Cualquier cosa que disminuya las compras de estos cuatros agentes, puede causar una recesión.

Disminución de los gastos de consumo puede deberse a distintas causas:

Suben las tasas de interés. Esto haace que sea más caro tomar préstamos y comprar a crédito. Las tarjetas de crédito se hacen más caras, y la gente decide salir menos a comprar.

Aumenta el desempleo. La gente desempleada consume mucho menos que los que tienen trabajo. Las empresas venderán menos y contratarán a menos gente.

Se prevén malos tiempos. Si el público piensa que se avecinan malos tiempos para la economía, entonces hará menos gastos ahora, retrasará la decisión de cambiar de carro o de casa, no se meterá en deudas.

Los individuos ahorran más. El ahorro puede ser bueno o malo para la economía, dependiendo de las circunstancias. Si los bancos necesitan más dinero para poder prestar a las empresas, entonces es bueno que la gente ahorre en los bancos, para que haya más inversión. Pero si ya los bancos tienen todo el dinero que las empresas necesitan para hacer inversiones, entonces el ahorro es dañino. Porque si la gente ahorra más, está consumiendo menos, y, si esto no se compensa con mayores gastos de inversión, esto puede causar recesión.

Aumentan los precios. Muchas recesiones en la historia se han debido a inflaciones: al subir los precios, la gente puede comprar menos cosas, con el ingreso que tiene. Por ejemplo, una de las recesiones más fuertes, la de 1981, se debió a una subida en el precio del barril del petróleo.

Disminución de los gastos públicos. Durante la primera guerra mundial, el gobierno americano hizo muchos gastos comprando armas a las empresas, para venderlas a sus amigos europeos. Cuando la guerra acabó la reducción de estos gastos militares produjo una pequeña recesión.

Disminución de los gastos de inversión. Gastos de inversión son la compra de bienes de producción, que sirven para fabricar otros bienes. Estos son los gastos más “nerviosos”que hay, los más volátiles y fluctuantes. Unos meses suben mucho, otros caen en picada. Y la razón de este comportamiento es que dependen del estado de ánimo de los empresarios, de los dueños de las empresas. Si un empresario se decide a comprar una maquinaria nueva, o a abrir otra planta porque piensa que las cosas pueden estar bien, tanto en su proyecto en particular, como en la economía en general. Y el optimismo que tenga va a depender de continuas noticias distintas que reciba, y de nuevos datos que le lleguen sobre su proyecto. Por esto, el famoso economista Keynes afirmaba que la inversión depende de “los espíritus animales” de los empresarios.

Disminución de las exportaciones. Las exportaciones son las compras que los extranjeros realizan de los biens y servicios hechos en nuestro país. Estos datos tienen una característica especial: no dependen de cómo esté la economía de nuestro país, sino de cómo esté la situación en los otros países. En 1981 los países. En 1981 los países de Latino América sintieron los efectos de una recesión que sacudió a EU. Como los Estados Unidos compran una parte importante de la producción de América Latina, al entrar en recesión, los norteamericanos compraban menos, y por lo tanto los latinoamericanos exportaban menos, y su producto nacional disminuyó.

Disminución de la oferta agregada

La oferta agregada es la producción de las empresas del país. Puede disminuir por varias razones:

Disminución de los precios. Durante la Gran Depresión en 1930, los precios agrícolas disminuyero, y esto motivó que muchos agrigultores decidieran no cultivar sus tierras, por que no iban a obtener de las ventas el suficiente dinero. Cuanto más caro se ponga un producto, más le interesa al fabricante producirlo, si su costo no varía.

Aumentan los impuestos. Las empresas tienen que pagar unos impuestos al gobierno. Normalmente el gobierno se lleva un 33% de las ganancias de las empresas. Si el gobierno decide aumentar las contribuciones, puede haber empresas a las que no les interese producir.

Suben las tasas de interés. Las empresas necesitan tomar dinero prestado para hacer inversiones. Y hacen inversiones para aumentar su producción. Las tasas de interés son el precio de alquilar dinero. Si el dinera está más caro, habrá menos inversión, y por tanto, menos producción.

Escasean los recursos. Las empresas, para producir, necesitan recursos: mano de obra, materias primas, terrenos. Estos son los llamados factores de producción. Pero si éstos escasean, o se ponen más caros, las empresas van a producir menos. Ejemplo de esto sería la situación de la Repúbica Dominicana, donde escasea la energía eléctrica, y esto no permite aumentar la producción. También hay gente que dice que el salario mínimo federal, en Puerto Rico resulta tan alto que no permite que se emplee gente en la agricultura, y por eso se está produciendo menos en el campo.

Escasez de financiamiento. Uno de los recursos que necesitan las empresas para funcionar y ampliarse es el dinero. Necesitan financiamiento, para poder comprar materiales, o para ir funcionando mientras que consiguen cobrar sus deudas. La recesión de 1991, en parte se ha visto agravada por una escasez de dinero (técnicamente se dice escasez de crédito). Y la razón de esta escasez fue que los bancos se volvieron demasiado miedosos para conceder préstamos. Este miedo les vino de ver cómo muchos bancos estaban cerrando, debido a unas crisis bancarias que sacudieron a EU durante la década de los 80.

¿Qué provocó la recesión de 1991? ¿Fue la Guerra del Golfo?

En 1991 la economía experimentó una recesión y un estancamiento. En enero de ese año fue la Guerra del Golfo Pérsico contra Iraq. Mucha gente piensa que fue esta guerra la causante de la recesión. Pero cuando se estudia la historia americana, se observa que los mayores crecimientos económicos están alrededor de las épocas de guerra. Durante las guerras de Korea y de Vietnam el PNB creció un 6% y el desempleo cayó por debajo del 4%. Y después de la Primera Guerra Mundial (1914-1919) fue que Estados Unidos empezó a ser la primera potencia económica en sustitución de Gran Bretaña.

¿ Cómo puede ser que las guerras, que traen tanta destrucción, beneficen a la economía de un país?

Las guerras han beneficiado a la economía americana, en primer lugar, porque nunca han sido en territorio americano: han sido en Europa o en Asia. Por lo tanto no ha habido destrucción de fábricas o carreteras, o líneas de teléfono; ni tampoco han supuesto grandes pérdidas de vidas de ciudadanos americanos.

Y, sobre todo, cuando hay guerras, el gobierno federal aumenta sus gastos militares. El gobierno le compra las armas a empresas privadas que son fabricantes de armas o aviones o uniformes. Estas empresas aumentan el número de sus empleados, y las ganancias que tienen. Una parte del público tiene entonces más dinero para gastar. Harán más compras, las otras empresas no militares también venderás más. Todo esto hace que la economía crezca.

¿Y por qué con la guerra del Golfo Pérsico sí ha habido una recesión?

Lo que provocó la recesión de 1991 no ha sido la guerra, sino el miedo a la guerra. La gente, que generalmente no ha tomado un curso de economía, pensó que una guerra contra Iraq iba a significar malos tiempos para la economía. En concreto, se temía mucho que el precio del petróleo subiera como lo hizo en 1980, cuando Iran entró en guerra contra Iraq. Como en esa zona de Oriente Medio se produce casi todo el petróleo del mundo, una guerra allá significa escasez de ese “oro negro”y, por tanto, aumento de su precio.

Pero de hecho, en esta guerra el precio del petróleo bajó. Esto se debió a que los otros países árabes, sobre todo Arabia Saudita, aumentaron su producción de petróleo, para compensar lo que estaban dejando de producir Iraq y Kuwait. Hicieron esto para apoyar a los países aliados contra Iraq.

Por lo tanto, esta recesión no se debió a un aumento en el precio del petróleo. Lo que provocó la recesión fue el miedo a que hubiera recesión. Porque cuando la gente tiene miedo a que empiece una recesión, empieza a gastar menos, no vaya a ser que pierda su trabajo, y no pueda pagar las deudas que cogió. En una encuesta realizada a finales de 1990, el 50% de los consumidores pensaba que el tiempo de guerra es mala época para comprar un carro. De hecho, una de las industrias que más ha sufrido la recesión es la de autos. Y en nuestra economía, cuando la gente deja de comprar, las empresas dejan de vender y de contratar gnete, y empieza una recesión. Por esto se puede decir que esta ha sido una recesión psicológica, causada por el miedo de la gente, y no por subidas reales de precios.

¿Cómo funciona la Política Fiscal?

Para entender qué es política fiscal, primero tenemos que entender qué es un déficit y un superávit presupuestario del gobierno.

Todos los gobiernos tienen unos gastos para mantener las agencias gubernamentales, para ayudar a la gente necesitada, y para hacer obras públicas. El mayor gasto de muchos gobiernos es en mantener un ejército. Puerto Rico no tiene que gastar en defensa, porque mantener el ejército es función del gobierno federal. Por eso, su mayor área de gastos es en educación, principalmente en mantener el Departamento de Educación. Visto desde otro punto , la mayoría de los gastos del gobierno de Puerto Rico son en sueldo de los 190,000 empleados púbicos (el 20% de los empleados de Puerto Rico). Por eso se le hace tan difícil recortar gastos cada año para poder cuadrar el presupuesto, como ordena la constitución: habría de despedir gente, cosa que es políticamente un suicidio.

Los ingresos más normales de un gobierno son los impuestos o contribuciones que la gente tiene que pagarle. El gobierno de Puerto Rico ingresa principalmente por 1) Income Tax a individuos, 2) impuestos sobre las ventas (arbitrios, etc.); 3) fondos federales; 4)Income tax a corporaciones, y 5) Otros. Más o menos ingresa un 20% por cada concepto de un total de $5,000 millones de presupuesto.

Se dice que hay un déficit presupuestario cuando los ingresos del gobierno son menores que sus gastos. Y hay superávit presupuestario cuando los ingresos superan a los gastos.

¿Cómo puede ser que un déficit presupuestario estimule la economía?

Vamos a ver que un cierto déficit presupuestario puede estimular la economía cuando está en recesión. A primera vista puede parecer lo contrario: si hay recesión, y la gente está sin empleo y sin dinero, el gobierno no debe estar gastando más de los que ingresa; debe dar ejemplo de austeridad, debe recortar gastos. Esto fue lo que pensó el presidente Hoover en 1930, cuando empezó la Gran Depresión de la economía americana: redujo los gastos públicos. Pues hay gente que piensa que esto fue lo que hizo que, lo que podría haber sido una recesión normal, llegara a ser la Gran Depresión.

¿ Cómo puede ser que un déficit presupuestario estimule la economía? Para entender esto hay que darse cuenta de que los gastos del gobierno hacen que la gente tenga más dinero para gastar, y que los ingresos del gobierno (las contribuciones) hacen que la gente tenga menos dinero para gastar.

Cuando el gobierno construye una carretera, le paga a un contratista para que la haga. El contratista usará ese dinero para comprar materiales a suplidores del país, para pagar sueldos a sus empleados, y para su propia empresa y sus ganancias: la gente tendrá más dinero para gastar. Lo mismo ocurre cuando paga los sueldos de una agencia, y cuando le da cupones de alimentos a las familias: si el gobierno gasta, el público recibe dinero.

Los ingresos del gobierno sacan dinero a la gente. El gobierno ingresa de contribuciones, cuando la gente paga esos impuestos tiene menos ingreso disponible para gastar.

Por lo tanto, cuando el gobierno tiene un presupuesto equilibrado (ingresos = gastos), lo que le da a la gente con los gastos públicos, se lo está sacando con las contribuciones; el gobierno no está haciendo que la gente tenga ni más ni menos dinero que antes. Y por el mismo razonamiento, cuando el gobierno incurre en un déficit (más gastos que ingresos) lo que está haciendo es que la gente tenga más dinero.

Si la economía está en una recesión (desempleo, pocas ventas, etc.), el gobierno puede incurrir en un déficit; de esta forma le está dando más dinero a la gente; la gente hará más compras y las empresas tendrán más ingresos, y emplearán a más gente. Tenemos por tanto explicado cómo un déficit puede estimular la eocnomía.

¿Por qué entonces el gobierno no trata de tener siempre déficit para estimular siempre a la economía?

Usted habrá pensado que, si el gobierno puede aumentar el ingreso de la gente con un déficit, todos lo gobiernos tratarían de tener muchos más gastos que ingresos. Y sin embargo todos hemos visto, en las campañas políticas, cómo todos los candidatos prometen que lucharán por reducir el déficit fiscal o presupuestario. ¿Cómo se explica esto?

Se explica porque si un gobierno mantiene déficit grandes durante mucho tiemo, esto puede provocar una inflación en el país. Si se estimula o se empuja demasiado a la economía, a la demanda agregada, a través de un déficit, puede darse una inflación. La inflación es una subida en el nivel de precios, en el promedio de los precios de los bienes y servicios del país. Para entender cómo un déficit presupuestario grande puede provocar inflación, tenemos que entender qué es lo que hace que suban los precios.

Los precios suben, principalmente debido a dos causas:

Suben los precios porque suben los costos de producir los artículos. Por ejemplo, la inflación del año 1981 se debió a una subida grande del precio del petróleo. También es una inflación de costos cuando suben los precios porque las uniones están reclamando sueldos más altos.

Los precios suben porque hay más demanda que oferta de un artículo. Si mucha gente está interesada en comprar algo, por ejemplo, tablas de surfing, y hay poca gente que las tiene, lo que ocurrirá es que la gente que las vende subirá el precio de las tablas. Porque todo el mundo trata de vender las cosas lo más alto que le aguante el mercado. Y el precio de las tablas subirá aunque a los fabricantes les cuesta lo mismo producirlas. En este caso la inflación no se debió a una subida de costos, sino a un exceso de demanda. Por eso a esta inflación se le llama inflación de demanda.

Ahora se nos hace más fácil entender cómo un déficit presupuestario grande puede provocar una inflación, concretamente, una inflación de demanda. Hemos demostrado que un déficit presupuestario hace que la gente tenga más dinero para gastar. La gente irá más a las tiendas a comprar más productos. Pero la fabricación de productos no aumenta tan rápido cómo aumenta la demanda, porque se tarda en ampliar la capacidad productiva de las empresas. Y, como hemos demostrado, cuando la demanda crece más rápido que la oferta los precios suben, se provoca inflación.

Podemos ver esto desde el lado opuesto, y sacer la siguiente conclusión. Si el gobierno quiere combatir una inflación, puede usar la política fiscal: debe de incurrir en un superávit presupuestario; debe sacarle a la gente por contribuciones, más de los que le está dando con los gastos públicos. De esta forma la gente tendrá menos dinero para gastar, tendrá menos poder adquisitivo, comprará menos cosas. Si la demanda disminuye, si las ventas están flojas, los precios tenderán a bajar.

En la República Dominicana hubo una inflación grande en 1990. Estas subidas de precios provocaron huelgas y violentas manifestaciones. Esta inflación se debió, en un principio, a que el presidente Joaquín Balaguer aceleró un plan de grandes obras públicas: para preparar las celebraciones del quinto centenario del descubrimiento de América, y para hacer nuevas represas que produzcan la electricidad que tanto necesita ese país,el gobierno incurrió en déficit grandes que son los que provocaron la inflación.

§§§