§ No deja de ponernos un poquito nervioso el hecho de que nadie haya vuelto de la otra vida a contarnos lo que hay. ¿Y si no existe otra vida? ¿Y si Dios no existe? ¿Alguien lo ha visto? ¿Imaginan como eso cambiaría la forma en la que tenemos que vivir esta vida de acá? Si no existe Dios estamos perdiendo un montón de tiempo en esta vida, primero por el tiempo que le estamos dedicando a “sus cosas” (medios de formación, actos de culto) pero, segundo, por las cosas que estamos dejando de hacer por pensar que existe: aprovecharnos del débil, usar a los demás para nuestra conveniencia, etc.
§ ¿Cómo podemos estar bien seguro de que existe Dios y la otra vida? Para responder esto, tenemos que profundizar un poco en cómo nosotros conocemos y qué es lo que nos hace estar seguro de lo que conocemos (certeza).
§ El hombre tiene tres formas de conocer la realidad:
1.   por evidencia: por que lo vemos (p. ej., nuestra propia existencia)
2.   por demostración: no vemos algo, pero podemos razonarlo a partir de otras cosas que conocemos. Ejemplo: ¿Cómo yo sé que tú no estás ahora mismo en tu casa? No es evidente (yo no lo veo) Pero sé: 1. que estás aquí, 2. Que no puedes estar en dos sitios a la vez 3. Luego no estás en tu casa.
3.   Por fe humana: alguien no lo dice y le creemos. La mayoría de los conocimientos que tenemos entraron a nosotros por fe humana. Así sabemos que somos hijos de nuestros padres, que existe Nueva Zelandia, que hubo una Primera Guerra Mundial, etc.
§ ¿Cómo nosotros podemos saber que Dios existe: por evidencia, por demostración, o por fe? Es fácil responder a la primera y a la tercera: No lo conocemos por evidencia y sí lo conocemos por fe: alguien en quien confío me ha dicho que Dios existe. Pero lo difícil, y a la vez importante, es ¿es Dios demostrable?
§ ¿Pero para qué sirve saber si Dios es demostrable? ¿No basta con la fe? No basta la fe humana: porque para creerle a otra persona que me dice que Dios existe, o ella lo ha visto o lo ha razonado. Hay mucha gente que se ha negado a admitir que Dios es demostrable. Y entonces se acaba en una de dos salidas: 1) o se niega Dios pueda ser conocido (agnosticismo) 2) o se separa completamente, como hizo Kant, el conocimiento de Dios del conocimiento natural. Y sabemos que aunque Kant fue una persona profundamente religiosa, acabó siendo el padre de todo el agnosticismo de los siglos 19 y 20.
§ Y esto, que parece una tontería filosófica, tiene muchas consecuencias dañinas. Por ejemplo, una consecuencia práctica: acaba haciendo que la gente lleve una doble vida: por una lado su vida de relación con Dios, incluyendo su vida en la iglesia, por otro su vida profesional y familiar. Y esta doble vida, aunque se hagan compatibles, aunque uno no sea un santo en una y un malvado en la otra, esta doble vida lleva mucha gente a pensar que sus ideas sobre Dios no deben influir en sus ideas políticas, en su vida social, etc, porque son dos mundos a parte. Conclusión: es importante ver si Dios es demostrable.
§ ¿Cómo podemos saber que Dios es demostrable? Demostrándolo. Existen varias demostraciones, el problema es que son todas razonamientos filosóficos complejos que, para ver su solidez real, hace falta tener una cierta formación filosófica. Todos estos razonamientos se pueden reducir a lo que se llaman “las cinco vías”. 
§ La más sencilla de las vías es la de “el orden”: partimos de la evidencia del orden en la naturaleza: es evidente que hay un orden en los planetas, en el cuerpo humano, en los átomos, células, etc. Caben dos posibilidades, o bien estas criaturas se han ido formando por el azar que hizo que se sintetizara una proteína la primera vez hace trillones de años, y luego, por la evolución, fueron apareciendo todas las especies; o bien, hay que pensar que los seres fueron diseñados por una inteligencia superior, a la que llamamos Dios.
§ Un problema para que se haya producido al azar la primera síntesis de una proteína es que no ha habido tiempo suficiente en la historia. Tomando la molécula proteica más sencilla, se ha calculado que para que sus elementos cayeran juntos al azar, harían falta 10263 años, un uno seguido de 263 ceros. El problema está en que la Tierra tiene solo 5,000 millones de años, un cinco seguido de 9 ceros.
§ Además, los creyentes tenemos otra forma más de saber que Dios es demostrable, que es alcanzable por la razón: lo dice la Biblia (no tendría sentido este argumento para demostrar que Dios existe, pero sí para demostrar que es razonable). Lo dice en Rom 1, 19-20, refiriéndose a los paganos dice “lo que de Dios se Puede conocer, está en ellos manifiesto. Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad”. También en Sabiduría 13, 1-5.
§ Este conocimiento “natural” de Dios, provoca naturalmente  en el hombre tres reacciones o respuestas:
1.   El hombre reconoce que en alguna medida depende de ese Ser Superior.
2.   Esta dependencia exige del hombre un determinado comportamiento.
3.   Parte de este comportamiento, es el deber de darle culto, que consiste en reconocer su deuda con El y tratar de algún modo de saldarla.
§ A estos tres movimientos del hombre es a lo que se llama religión. Por esto se dice que existe una religión natural, que es la base o el substrato de todas las religiones. Una religión revelada, como el Cristianismo, añade a esta religión natural, un mensaje de Dios, una revelación.
§ Porque es cierto que solo con la razón es muy poco lo que podemos conocer de Dios: que existe, que es la Inteligencia Ordenadora, la Causa Incausada. Pero nunca llegaríamos a conocer que es Trino, que se encarnó, etc. Estas otras cosas las sabemos porque El ha querido revelarlas.

La mayoría de las cosas que conocemos de Dios y de sus planes no las conocemos por razonamiento sino porque El nos las ha revelado. Es bien importante saber dónde está contenido eso que Dios no ha revelado.
•    Un rasgo peculiar de la Iglesia Católica es que se autodefine como “no una religión de libro” (Ctm 108) queriendo con esto decir que esta religión no está contenida en un libro (la Biblia)
•    El no estar en un libro, significa dos cosas:
1.   Que lo que Dios nos ha revelado más que estar contenido en un libro lo está en una persona: Jesús. Y no solo en sus enseñanzas, sino en su persona y en sus obras: imitarle a Él es la puerta del Cielo y verle a Él
es ver a su Padre. Es decir, nosotros disfrutaremos más en la vida eterna en la medida en que nuestra alma se parezca a la de Cristo: que nuestras virtudes se parezcan a las de Él. Cristo no es el más grande profeta, sino es la Palabra de Dios. Él es lo que Dios quiere que sepamos de Él mismo.
2.   Que lo que Dios nos ha revelado está contenido en La Biblia y en la Tradición (los protestantes solo admiten la Biblia, como fuente de Revelación). Los primeros 30 años después de Pentecostés, los Apóstoles fueron extendiendo la Iglesia, pero lo que transmitían era una tradición oral sobre lo que el Señor había dicho y hecho. A partir del año 60 es que se van poniendo por escrito algunos rasgos de la vida de Jesús, y otras enseñanzas. Pero gran parte de esa Tradición se siguió transmitiendo oralmente. Así fue que nos han llegado cosas tan importantes como: cuáles son los libros de la Biblia, cuáles son los sacramentos, cómo se organiza la Iglesia, etc.
•    Hemos de entender que a Lutero le produjera ansiedad lo de la Tradición, porque da pie a que se metan cosas humanas en la Revelación. Pero el hecho, que Lutero debió haber aceptado, es que Cristo no quiso dejar un Código con todo lo que debíamos de saber y hacer, como había hecho en el Antiguo Testamento. Lo que hizo fue mover el corazón de los doce apóstoles y luego, prometerles la asistencia del Espíritu Santo, para que en su vida y en sus instituciones se manifieste Dios.
•    ¿Por qué no quiso Dios hacer como en el Antiguo Testamento y dejarnos todo mucho más detallado? No lo ha dicho, pero vemos que en el Antiguo Testamento Dios no quiso ponerles un guía al frente de su pueblo, porque “Él era el Señor” (solo después de que le fastidiaran mucho les dio un rey, Saúl). Era entonces más necesario que les diera un código, la Ley, para orientarles. Al instaurar la nueva alianza, Dios cambió la forma de hacer las cosas. Puso a Pedro al frente de su pueblo y le dio unos poderes increíbles (atar y desatar en el Cielo). Pero no es que inaugurara una monarquía. Lo que inauguró fue una nueva economía (un nuevo orden para la salvación) en donde la ayuda de Dios no viene directamente del Cielo, sino a través de otros hombres. (Un profeta en el AT solo traía un mensaje de Dios. Un cura en el NT puede dar el perdón de Dios, la Gracia de Dios).
•    Para entender esta nueva economía cosa que no es nada fácil, hay que entender algo muy elevado: que la Iglesia no es el simplemente el conjunto de los creyentes, sino el Cuerpo de Cristo, y el que la dirige es Cristo mismo.
•    Solo habiendo comprendido esto se entiende que podemos decir afirmaciones tan Fuertes como:
1.    que solo el Magisterio de la Iglesia es el interprete auténtico de la Revelación.
2.    Solo quien cree que Cristo sigue gobernando su Iglesia -vive en ella!- puede admitir lo que creemos los católicos de que el Papa es infalible, cuando habla ex cathedra.
3.    Solo así se entiende que el libro de texto para estas clases sobre nuestra Fe, no sea la Biblia, escrita por Dios, sino el Catecismo de la Iglesia Católica, escrito por hombres

 

FE

Clase 3 cbf

May 2001

· Dicen que para salvarse hace falta tener Fe. Queda entonces patente la importancia de saber en qué consiste “tener fe”: ¿es tener confianza en que uno se va a salvar? ¿Es creer que Jesucristo en el hijo de Dios? ¿Es creer lo que dice la Iglesia?

· El protestantismo ha sido uno de los intentos más exitosos de reformar la religión cristiana para adaptarla más a la conveniencia del hombre. Las principales reformas de Lutero fueron: 1) eliminar la estructura de la Iglesia y los sacramentos como intermediarios entre Dios y los hombres 2) afirmar que las buenas obras no son lo que cuenta para llegar al Cielo, sino la fe fiducial, sin obras.

· Esta fe fiducial consiste en una aceptación radical de Cristo como mi salvador. Esta aceptación tiene lugar normalmente, en un momento concreto de mi vida. La salvación, para el protestantismo, viene de aceptar así la fe, no viene de las obras: de recibir sacramentos, de luchar por ser cada día mejor, de practicar la misericordia y el apostolado. Esto es lo que hace que el protestantismo enfatice mucho en la conversión, en una gran decisión vital.

· [By the way, mi opinión es que Lutero inventó esta salida de la fe fiducial al verse en esa situación en la que nos podemos ver nosotros cuando nos damos cuenta que de veras queremos a Dios, que queremos hacer su voluntad, pero a la vez vemos que no logramos vivir como exige Dios. Una forma lógica, pero incorrecta de salir de esa disonancia es quedarse uno tranquilo porque !sabe! que en el fondo cree en Dios y lo quiere. Si mis obras no demuestran mis creencias no me preocuparé.]

· En el catolicismo creemos que el cielo no se consigue con una única decisión de conversión; el Cielo se consigue con una lucha continua por mejorar: se pide una fe con obras.

· Esto toca uno de los puntos más candentes de la teología ¿hasta que punto mi salvación depende de Dios y hasta que punto de mí y de mi libertad (95% + 5%?, 100 + 0%?) Si afirmo que yo no hago nada, caigo en la predestinación, que fue donde cayó el protestantismo con Calvino. Si afirmo que yo me salvo solo si yo quiero y en la medida en que yo quiero, caigo en el pelagianismo. Sabemos por fe, porque lo definió el Magisterio, que ninguna de esas dos respuestas es verdadera. Pero todavía la ciencia teológica no ha logrado dar con la explicación exacta. Parece que la respuesta está cercana a un 100% + 100%, Dios tiene que hacerlo todo, y el hombre también.

· Cuando hablamos de fe, estamos hablando de dos cosas a la vez:

1. Un regalo que Dios hace a alguno hombres, iluminando su mente para que acepten como cierto lo que Él dice en la Revelación. Esto se llama Fe Habitual.

2. La aceptación (confianza), por parte del hombre, de lo que Dios ha revelado (fe actual). A diferencia de la fe habitual, ésta puede aumentar o disminuir, etc. Es un acto humano y tiene, por lo tanto, mérito.

· Otra de las roturas más importantes para el cristianismo la introdujo Kant, cuando parió la idea de que a Dios no hay forma de conocerlo por la razón, tengo que aceptarlo -irracionalmente- por la Fe. Esto acaba llevando a que lo que conozco por la razón no tiene nada que ver con lo que conozco por la fe, hasta pueden ser cosas contrarias.

· Esta rotura entre fe y razón trajo unas consecuencias nefastas:

1. Permite que los hombres puedan llevar una doble vida: la de su relación con Dios por un lado, y la de su trabajo, vida social y negocios por otro. Manifestaciones de esto son: los políticos que no son consecuentes con su fe cristiana (aborto); los personas que participan activamente en la iglesia pero son unos maleantes en el resto de su vida.

2. Pierde sentido lo que nosotros estamos haciendo aquí: usar la razón para tratar de entender lo que nos dice la fe o el construir ciencia teológica. El siguiente paso es reducir la fe a un sentimiento: sentirme bien pensando en Dios.

3. Pierde sentido aplicar las guías de la fe al conocimiento científico.