Un método para descifrar los verbos en latín

(puede bajarlo en PDF aquí)

Un método para descifrar los verbos en latín


Qué es un Verbo

U

n verbo es una palabra que expresa una acción: comer, pensar, empacar.

Las primeras palabras que usó un ser humano en la historia[1] posiblemente fueron “nombres”: hijo, árbol, comida. Después posiblemente fueron verbos o acciones: correr, venir, bajar. Y después los adjetivos y adverbios (bonito, etc) para expresar características de las cosas y de las accioens

A medida que fue evolucionando el lenguaje, las palabras para designar acciones fueron adquiriendo matices, para diferenciar, por ejemplo, si la acción ya había pasado o si pasará (pretérito o futuro), o se la ejecutaban una o varias personas (singular o plural), si la acción se refería al que hablaba (yo como) o al que escuchaba (tú comes), etc.

Al presente existen, en la mayoría de los lenguajes desarrollados del mundo, unos matices definidos sobre los aspectos que puede tener una palabra de acción, un verbo. La siguiente tabla los explica.


MATICES QUE PUEDE TENER LA ACCIÓN EN UN VERBO

Matiz

Tipos de matiz

Qué indica este matiz

Ejemplo

TIEMPO

Presente

Pasado

Futuro

Indica si la acción se realiza en el pasado, presente o futuro

Comí (pasado) o comeré (futuro)

TERMINACIÓN

(TEMA)

Perfecto

Imperfecto

Señala si la acción se acabó (se perfeccionó): “él comió”, o continúa (está imperfecta o inacabada): “el comía”.

Una acción puede ser acabada pero estar en el futuro: “habré comido”. O estar en el pasado pero estar inacabada (imperfecta): “comía”.

NÚMERO

Singular

Plural

Indica cuántas personas realizan la acción: una sola (singular) o varias (plural).

Comía” (una persona); “comían” (más de una persona)

PERSONA

Primera

Segunda

Tercera

Una acción puede referirse a la persona que habla (primera persona); a la (o las) que escucha (segunda persona); o a otras personas (tercera)

Como” (el que habla: primera persona). “Comes” el que escucha: segunda). “Come: tercera.

DIRECCIÓN

(VOZ)

Activa

Pasiva

Indica si la persona de la que se habla es: a) el que ejercita la acción (“yo subía”): voz activa; o, b) el que la recibe (“yo era subido”): voz pasiva

FUERZA

(MODO)

Indicativo

Subjuntivo

Imperativo

Un verbo puede usarse con distintas fuerzas: para indicar; un mandato “vete”; un simple afirmación “voy”; una posibilidad o deseo “cuando yo venga”.

Para quienes entiendan de matemáticas, se puede decir que cualquier verbo se define con un punto en un espacio de 6 coordenadas. La palabra “comeré” tiene 6 coordenadas que la definen: tiempo: futuro; persona: primera; voz: activa; tema: imperfecto; modo: indicativo; número: singular.

El cuadro de la siguiente página indica todos los matices que puede tener la palabra “amar”. Esto es lo que se llama: conjugar un verbo o, más modernamente, el “paradigma” de un verbo.


TODAS LAS FORMAS POSIBLES QUE PUEDE TENER UN VERBO EN CASTELLANO[2]

TIEMPO

NÚMERO

PERSONA

ACTIVO

PASIVO

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

IMPERF.

PERFECTO

IMPERF.

PERFECTO

IMPERF.

PERFECTO

IMPERF.

PERFECTO

PRESENTE

Presente

Pret. perfecto

Presente

Pret. perfecto

Presente

Pret. perfecto

Presente

Pret. perfecto

SINGULAR

1

amo

he amado/amé

ame

haya amado

soy amado

he sido amado

sea amado

haya sido amado

2

amas

has am/amaste

ames

hayas amado

eres amado

has sido amado

seas amado

hayas sido am

3

ama

ha amado/amó

ame

haya amado

es amado

ha sido amad

sea amado

haya sido amado

PLURAL

1

amamos

hemos amd./

amemos

hayamos amad.

somos amados

hemos sido amd.

seamos amados

hayamos sido a.

2

amáis

habéis am./

améis

hayáis amado

sois amados

habéis sido amd.

seáis amados

hayáis sido

3

aman

han amado/

amen

hayan amado

son amados

han sido amados

sean amados

hayan sido am

PASADO

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

SINGULAR

1

amaba

había amado

amara/amase

hubiera/ese am

era amado

había sido am.

fuera amado

hubiera sido am.

2

amabas

habías amado

amaras/amases

hubieras /eses a.

eras amado

habías sido am.

fueras amado

hubieras sido a.

3

amaba

había amado

amara/amase

hubiera/ese am.

eras amado

había sido am.

fuera amado

hubiera sido a.

PLURAL

1

amábamos

habíamos am.

amáramos/emos

hubiéramos am

éramos amados

habíamos sido a.

fuéramos amad.

hubiéramos s. a.

2

amabais

habíais amd.

amarais/seis

hubierais amado

erais amados

habías sido ama.

fuerais amados

hubierais sido a.

3

amaban

han amado

amaran/amasen

hubieran amado

eran amados

habían sido ama.

fueran amados

hubieran sido a.

FUTURO

Futuro Imperfect.

Futuro Perfecto

Futuro Imperfect,

Futuro Perfecto

SINGULAR

1

amaré

habré amado

seré amado

habré sido ama.

2

amarás

habrás amd.

serás amado

habrás sido am

3

amará

habrá amd

será amado

habrá sido ama.

PLURAL

1

amaremos

habremos am.

seremos amados

habremos sido a.

2

amareis

habréis amado

seréis amados

habréis sido am.

3

amarán

habrán amado

serán amados

habrán sido am.


TODAS LAS FORMAS POSIBLES QUE PUEDE TENER UN VERBO EN LATÍN

TIEMPO

NÚMERO

PERSONA

VOZ:

ACTIVO

PASIVO

MODO

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

TEMA

IMPR.

PERFECTO

IMPERF.

PERFECTO

IMPERF.

PERFECTO

IMPERF.

PERFECTO

PRESENTE

Presente

Pret. perfecto

Presente

Pret. perfecto

Presente

Pret. perfecto

Presente

Pret. perfecto

yo amo

yo he amado/amé

que yo ame

yo haya amado

yo soy amado

he sido o fui amado

que yo sea amado

yo haya sido amado

SINGULAR

1

amo

amavi

amem

amaverim

amor

amatus sum

amer

amatus sim

2

amas

amavisti

ames

amaveris

amaris

amatus es

ameris

amatus sis

3

amat

amavit

amet

amaverit

amatur

amatus est

ametur

amatus sit

PLURAL

1

amamus

amávimus

amemus

amaverimus

amamur

amati sumus

amemur

amati simus

2

amatis

amavistis

ametis

amaveritis

amamini

amati estis

amemini

amati sitis

3

amant

amaverunt

ament

amaverint

amantur

amati sunt

amentur

amati sint

PASADO

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

Pret. Imperfec.

Pt. Pluscuamp.

yo amaba

yo había amado

yo amara o amase

yo hubiera amado

yo era amado

había sido amado

yo fuera amado

hubiera sido amado

SINGULAR

1

amabam

amaveram

amarem

amavissem

amabar

amatus ero

amarer

amatus essem

2

amabas

amaveras

amares

amavisses

amabaris

amatus eris

amareris

amatur esses

3

amabat

amaverat

amaret

amavisset

amabatur

amatus erit

amaretur

amatur esset

PLURAL

1

amabamus

amaveramus

amaremus

amavissemus

amabamur

amati erimus

amaremur

amati essemus

2

amabatis

amaveratis

amaretis

amavissetis

amabamini

amati eritis

amaremini

amati essetis

3

amabant

amaverant

amarent

amavissent

amabuntur

amati erunt

amarentur

amati essent

FUTURO

Futuro Imperfect.

Futuro Perfecto

Futuro Imperfect.

Futuro Perfecto

yo amaré

yo habré amado

yo seré amado

yo habré sido amado

SINGULAR

1

amabo

amavero

amabor

amatus ero

2

amabis

amaveris

amaberis

amatus eris

3

amabit

amaverit

amabitur

amatus erit

PLURAL

1

amabimus

amaverimus

amabimur

amati erimus

2

amabitis

amaveritis

amabimini

amati erimus

3

amabunt

amaverint

amabuntur

amati erunt


El Método de Descomposición para Analizar un Verbo en Latín

Para poder entender un verbo, y poder traducirlo, es conveniente conocer los seis matices o coordenadas que tiene la palabra que estemos leyendo. En latín esto es relativamente fácil de hacer porque todas las palabras-verbo en latín están compuestas de tres partes, que señalan los seis aspectos que estamos buscando

 

 


 

Tenemos que hacernos entonces estas preguntas:

1. ¿Cómo podemos descomponer un verbo en latín en sus tres partes? Es decir ¿Cómo podemos saber dónde acaba una parte y empieza otra; dónde poner los guiones (-)?

2. Más importante: una vez que descompongamos un verbo ¿cómo podemos interpretar cada parte, para que nos revele qué matices tiene ese verbo? Porque necesitamos conoces cada matiz del verbo para poder finalmente traducirlo.

La técnica de descomposición para descomponer verbos de latín:

Consiste en ir quitando a cada verbo las capas que tiene hasta conseguir su significado preciso. Para ello se siguen tres pasos

1. Encuentre la partícula personal, cotejando en una lista de doce posibles terminaciones. Esto nos dirá: la persona (yo-tú-él), el número (singular-plural) y la voz (activa-pasiva).

2. Encuentre la raíz, cotejando el enunciado del verbo. Esto nos dirá si un verbo de terminación perfecta o imperfecta.

3. Lo que resta es la partícula temporal: cotejando en un cuadro de partículas temporales, con unas 12 alternativas, se puede saber de qué tiempo y qué modo es.

Cómo encontrar la partícula personal

Tomemos como ejemplo el verbo “caparemur”. ¿Cómo sabemos cuál es su partícula personal? Empezamos a coger letras desde el lado derecho de la palabra, hasta que coincida con alguna de las partículas que aparecen en la siguiente tabla:

TABLA DE PARTÍCULAS PERSONALES

Persona

Número

activo

pasivo

partícula

regla mnemotécnica

partícula

regla mnemotécnica

1

Singular

-(m)(*)

me

-r

ra

2

-s

sien-

-ris

risa

3

-t

to

-tur

turbaba

1

Plural

-mus

más

-mur

al muro

2

-tis

tieso que

-mini

mini-

3

-nt

antes

-ntur

atura

(*) Excepción: La primera persona del presente suele acabar en “o” (presente imperfecto) o en “i” (presente perfecto)

En este caso, podemos concluir que la partícula personal de “monebamur” es “-mur”. Con esto ya sabemos muchas cosas sobre este verbo:

(1) La voz es pasiva

(2) El número es plural

(3) La persona es primera

Con esto podemos concluir que hasta ahora el significado del verbo “monebamur” es que “nosotros recibimos una acción” [no sabemos cuál todavía].

Cómo encontrar la raíz de un verbo

La raíz de un verbo son las primeras letras, aquellas que se repiten en casi todos los tiempos formas. En el verbo amare la raíz más común es ama-. Un verbo latino tiene dos raíces: una raíz para los tiempos imperfectos (ama-, en el verbo amar); y otra raíz para los tiempos perfectos (amav-)

En este momento la intuición nos dice que posiblemente la palabra monebamur pertenezca al verbo monere, aconsejar. Si no fuera así, nos saldría una palabra sin sentido y volveríamos a intentarlo.

Buscamos en el diccionario el verbo monere, y esto nos dará su “enunciado”. El enunciado del verbo es un invento de los estudiosos de latín, que consiste en cinco palabras que ayudan a conjugar, a extraer, todas las demás formas verbales.

Las cinco palabras

que componen

el “enunciado” de un verbo

Palabra

Ejemplo

1ª persona presente

amo

2ª persona presente

amas

Infinitivo

amare

1ª persona pretérito perfecto

amavi

Supino

amatum

Este enunciado se consigue en el diccionario de latín. Además, con el tiempo, el estudiante desarrollará un “oído” que le permitirá hipotetizar los enunciados de la mayoría de los verbos regulares.

Con el enunciado de un verbo se puede extraer la raíz de imperfecto y la de perfecto, siguiendo estas reglas:


Aplicando estas reglas a nuestro ejemplo (monebamur), como el infinitivo es “monere” su raíz de imperfectos es “mone-” y su raiz de perfectos en “monev-”. Vemos con esto que monebamur no tiene raíz de perfectos si no de imperfectos. Por tanto, hasta ahora podemos concluir que monebamur significa “nosotros ‘ser’ aconsejados”. No sabemos todavía el tiempo (pasado, present o futuro) pero sabemos que la acción no acabó, es un tiempo imperfecto de pasivo. Esto reduce las posibilidades a solo cinco:

a) Presente imperfecto (conocido como simplemente “presente”). Puede ser de indicativo (somos aconsejados) o de subjuntivos (seamos aconsejados)

b) Pretérito imperfecto. Puede ser de indicativo (éramos aconsejados) o de subjuntivo (fuéramos aconsejados)

c) Futuro imperfecto. Sólo puede ser de indicativo (seremos aconsejados), porque no hay futuro de subjuntivo en latín.

¿Cómo podemos decidir cuál de estos posibles tiempos y modos es la palabra monebamur? Tenemos que mirar su partícula temporal, como se explica en la próxima sección.

Cómo interpretar la partícula temporal de un verbo

Lo que queda después de haber quitado a un verbo su raíz y su partícula personal, es un par de letras en el medio: esto es la partícula temporal, la que nos dice de qué tiempo y de qué modo o fuerza (indicativo o subjuntivo) es el verbo.

La partícula temporal se identifica buscándola en la siguiente tabla:

TABLA DE PARTÍCULAS TEMPORALES EN LOS VERBOS

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

Imperfecto

Perfecto

Imperfecto

Perfecto

Presente

(…)

i

Presente

e- (1)

a-

eri

Pretérito

(e)ba-

era

Pretérito

re

ere

isse

Futuro

bi- (1ª,2)

e- (3,4ª )

eri

Futuro

Para aprenderse esta tabla de memoria, puede usar la siguiente regla mnemotécnica:

Regla nemotécnica para recordar las partículas temporales

Usar esta frase: “…y Eva era bien herida, y ella, herida, reíase

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

Imperfecto

Perfecto

Imperfecto

Perfecto

Presente

(…)

y

y ella

herida

Pretérito

Eva

era

re-

íasse

Futuro

bien

herida

Una vez descifrada la partícula temporal, el verbo se abre ante nuestros ojos, mostrando todo su significado. En monebamur, la partícula temporal es -ba-. Llevando esta partícula a la tabla anterior, vemos que, sin lugar a duda, este verbo es del pretérito imperfecto de indicativo, por la tanto la traducción es: nosotros éramos aconsejados.


[1] Esto se puede deducir de cómo un niño aprende a hablar.

[2] Realmente aquí no se consideran: a) el modo imperativo (ama tú); b) las formas impersonales (amar, amando, amado); y c) las potenciales (amaría, habría amado)

Historia de la Filosofía de la Religión

Historia de la Filosofía de la Religión (Autor desconocido)

Contents

Historia de la Filosofía de la Religión.. 54

A. religión En el pensamiento de Aristóteles. 54

B. Religión en el periodo helenista (desde el siglo III a I aC ) 55

C. El período final de la filosofía antigua. 55

D. La antigüedad cristiana. 55

E. La filosofía medieval 56

F. El renacimiento. 57

G. El racionalismo moderno. 58

(1) Descartes. 58

(2) Spinoza 58

(3) Locke 58

(4) Pascal
59

A. religión En el pensamiento de Aristóteles

Aristóteles (384-322 a. C.) se da una completa identificación del principio filosófico supremo con el concepto religioso de Dios.

Reconoce la permanencia e importancia de la religión mítica, pero rechaza todo lo que no esté en conformidad con la visión filosófica y discrimina lo que en tales creencias resulta común y constante de lo que es particular y cambiante.

A partir de la tradición religiosa Aristóteles elabora una demostración de la necesidad la existencia de una sustancia eterna e inmutables acto puro, «un principio que es sustancia en acto», es inmaterial y constituye la condición universal del movimiento. Esta sustancia es un ser necesario y es bueno y principio de todo. Mueve todo y es el fin que apetecen los demás seres. El fin produce el movimiento como un bien que es amado mediante esta moción pone todo en Movimiento. Aristóteles identificó esta primera sustancia con Dios. Y entendió que la esencia de la vida divina era la auto contemplación.

La metafísica aristotélica, la psicología y la ética están orientadas de modo teísta. Sin embargo, existen dos grandes lagunas en la teoría aristotélica de la religión: 1) No existen bases en Aristóteles para reconocer la inmortalidad personal e individual del ser humano; 2) El concepto Aristotélico de Dios excluye el interés providente de Dios por el mundo y el destino del hombre. EI Dios de Aristóteles no es una providencia; ni siquiera conoce el mundo, el cual no ha sido formado -no podría serlo- por él ya que este Dios es pensamiento del pensamiento.

Al negar la inmortalidad personal, Aristóteles reduce la religión a un fenómeno de este mundo, mientras que Dios siendo eterno, está más allá de este mundo. De modo consiguiente se establece un abismo infranqueable entre el ser humano y Dios, mientras pertenece a la esencia de la religión precisamente establecer la relación entre ambos.

B. Religión en el periodo helenista (desde el siglo III a I aC )

En el periodo helenista (desde el siglo III a I a. C.) el interés filosófico se concentra especialmente en cuestiones éticas y prácticas. Aunque el primer período no se orientó religiosamente, aparecen en las escuelas de la época ciertos problemas relacionados con la religión. Los estoicos identificaron la deidad con el mundo (panteísmo) y derivaron de ello el postulado de vivir de acuerdo con la propia naturaleza, que es divina. Los epicúreos afirmaron la existencia de dioses, pero dijeron que los dioses no se implican en los asuntos humanos, ya que esto destruiría su perfecta tranquilidad (ataraxia). Los escépticos aunque no negaron la existencia de las divinidades, pensaron que no había pruebas para su existencia ni para su no existencia. Estas escuelas no produjeron nada esencialmente nuevo distinto de las reflexiones previamente existentes.

En algunos mitógrafos de la época alejandrina aparece una reflexión sobre la religión cuanto tal.

C. El período final de la filosofía antigua

El período final de la filosofía antigua se caracteriza por un interés creciente por la religión. De nuevo, filosofía y religión convergen. La filosofía se propone fines prácticos, fines propios de Ia religión: Liberar al hombre de las condiciones temporales de vida ayudarla a unirse con la divinidad. Por esta razón, la filosofía se define como una meditatio mortis o como un instrumentum assimilationís ad Deum.

La expresión no cristiana más perfecta de las tendencias religiosas filosóficas de este período aparece en Plotino (203-270) y los representantes de la escuela neoplatónica.

D. La antigüedad cristiana

El cristianismo, tanto por la riqueza de su mensaje como por el hecho de comunicarlo en nombre de la autoridad divina, suscita en la historia del pensamiento una nueva problemática. En seguida apareció la necesidad de explicar racionalmente muchas verdades de la nueva religión, de distinguirla de otras, etc.

1. Ya desde el siglo II se intenta aclarar la relación entre el cristianismo y las otras regiones (problema de Ia multiplicidad de cultos) y se intentan determinar los «motivos de credibilidad» del contenido revelado (problema apologético).

2. La explicación de la religión cristiana recibió su expresión más completa en el mejor representante de la antigüedad cristiana, Agustín de Hipona (354-430). Las principales aportaciones del pensamiento agustiniano se pueden resumir en las siguientes:

a) Considera la religión sobre todo, de modo personalista, como una relación personal, basada en el amor, entre el ser humano y Dios. Pone el acento en la religión como religación con Dios.

b) Un elemento nuevo que aparece en San Agustín es mostrar el hecho de que mediante pecado se introduce el mal en el mundo y que el hombre no es capaz de liberarse por mismo del mal: es necesaria la salvación desde lo alto.

c) Otro logro del pensamiento agustiniano sobre la religión fue la demostración del carácter social de la religión. La relación con Dios abre a una persona hacia los demás. La comunión con Dios crea una nueva sociedad de hombres, la Iglesia.

d) Finalmente, en contraste con la filosofía griega orientada objetivamente, Agustín desplaza el punto de partida de la reflexión filosófica a la experiencia interior, o, como diríamos hoy a la autoconciencia y los datos de la conciencia. La certeza con la que el alma se conoce a sí misma es las primera de las certezas y constituye el criterio de verdad. De modo similar el alma y lo que permanece en su interior -la verdad- son también modo de conocimiento de Dios. Y, viceversa sólo mediante la relación con Dios puede el hombre alcanzar la auténtica verdad sobre sí mismo.

E. La filosofía medieval

La reflexión sobre la religión cristiana, su naturaleza y fundamento, iniciada por San Agustín se prolongó en los autores cristianos de la transición entre la edad antigua y la Medieval y en los mismos medievales.

Los problemas esenciales que se plantean los medievales en torno a la religión se pueden resumir en los siguientes:

1. la cognoscibilidad (y justificación) de la existencia y naturaleza de Dios;

2. Ia relación personal del ser humano con Dios, atendiendo no sólo al conocimiento de Dios sino también a la realización de la unión con Dios (communio Deo);

3. el destino último del ser humano ya sea referido a la unión escatológica, ya sea referido a la unión alcanzable en esta vida mediante la mística.

En el pensamiento medieval encontramos diferentes métodos y soluciones en conexión con los temas mencionados. Vamos a fijarnos más detalladamente el pensamiento de Tomás de Aquino.

Aunque en Santo Tomás no existe una filosofía de la religión como disciplina separada, podemos encontrar en él los elementos básicos para realizar una reflexión sobre la religión.

a) Santo Tomás muestra la existencia de un absoluto personal y asimismo, la apertura del ser humano a un ser personal.

b) También se ocupó de modo temático acerca de la religión al estudiar la virtud de la justicia en Ia segunda parte de la Summa theologiae. Religión es, tanto, una virtud moral y es una parte de la justicia; es la virtud moral más alta. Con la virtud de la religión -en cuanto distinta de otras perfecciones- nos situarnos en posición de llevar a cabo el deber de reconocer nuestro propio origen óntico, junto con todos los demás seres. Santo Tomás precisa bien que no es una virtud teologal: el fin de Ia religión es sobrenatural, pero el movimiento es natural.

EI Aquinate define explícitamente la religión como una «relación del ser humano con Dios» y ofrece Ia razón de tal relación: “sólo Dios puede ser adorado por nosotros como principio perfecto, al cual, en cuanto último fin, ha de dirigirse nuestra elección».

c) La religión consta de actos interiores y se manifiesta en acciones exteriores, ordenadas a las primeras.

d) La concepción tomista de la religión, además de estar presente en muchos textos explícitamente, es sugerida también por la estructura de la obra más importante de Tomás de Aquino, la Summa Theologie.

F. El renacimiento

Al finalizar Ia Edad Media puede apreciarse claramente en Europa una fisura que precede a la ruptura entre el ideal de vida y pensamientos cristianos, representados por la Iglesia Católica, y otro nuevo ideal de vida naturalista basado en valores puramente humanos, que irá consolidándose cada vez más.

Casi desde el inicio del renacimiento podemos apreciar una marcada tendencia al naturalismo religioso. Subrayan el papel del hombre –creado a imagen de Dios- como constructor del orden del mundo.

1. El representante más importante del renacimiento –en lo que afecta a nuestro tema- es Marsilio Ficino (1433-1499). Para Ficino, religión es una característica común a todos los hombres, un instinto de origen divino que implanta en el hombre el conocimiento y la adoración de Dios y asegura la inmortalidad de su alma: Religio máxime homini propria est et veridica”.

2. La consideración de la religión como algo común está presente también en Nicolás Cusa (1400-1461), quien en De pace fidei afronta el problema de la diversidad de religiones concluyendo que así como Dios se expresa en la multiplicidad de cosas creadas, así también la única religión se expresa en las diversas religiones históricas concretas, las cuales son quaedam loquutiones Verbi Dei sive rationes aeternae. El cusano observa que así como el Absoluto es intangible en sí y sólo puede ser comprendido por aserciones aproximativas (conjeturas) así también la única religión no es identificable con ninguna forma específica, finita, ya que todas son adecuadas y cada una expresa, en su variedad de ritos el culto al Absoluto. Por ello, para el cardenal de Cusa habrá una religio in rituum varietate“.

G. El racionalismo moderno

El siglo XVII va a ser determinante para el desarrollo de la problemática de la filosofía de la religión. En este siglo se produce una ruptura con la tradición anterior, una crisis de la conciencia europea debida a diversos factores. Por un lado, están las guerras de religión, que fueron utilizadas por los escépticos para poner en discusión el valor de la fe. Proponen la búsqueda, a la luz de la razón natural, de un contenido religioso elemental que constituyera la base común de una razón que se atiene exclusivamente a la evidencia (Descartes) y se someta a los hechos (Newton), rechazando todo dogma (P. Bayle) y la presencia del misterio (John Toland). Ante esta razón, que tiende a absorberlo todo, la religión positiva se presenta como algo sospechoso.

(1) Descartes.

Es notable en este contexto la influencia de René Descartes (1596-1650). Descartes consideró que la existencia de Dios podía ser establecida científicamente con su método filosófico. Para ello partió de la afirmación de sí mismo como un ser pensarte y sostuvo que ya que el concepto de Dios (el concepto de un ser perfecto) se encuentra en la mente, Dios debe existir en Ia realidad como causa de esta idea innata. De este modo, para Descartes era posible establecer racionalmente las tesis de la religión. Esta actitud fue el inicio del desarrollo de la noción de (Religión natural).

El valor de la idea de Dios para Descartes está en que Dios es para él el punto de partida de una interpretación puramente científica del mundo. Partiendo del Dios cristiano, Descartes lo constituyó en principio filosófico. Aparece en el sistema cartesiano como fuente de causalidad eficiente. Dios es inmóvil e inmutable y sus leyes no pueden tampoco ser alteradas. La esencia de Dios se idéntica con su función creadora.

(2) Spinoza

Como consecuencia de esta actitud se multiplicaron los esfuerzos por comprender religión de una manera puramente racional. En esta línea destaca el filósofo panteísta Baruch Spinoza (1632-1671), quien parte de la idea de que existe una religión simple, universal. Su objetivo consiste en llevar al pueblo a obedecer a Dios, a honrarlo y a servirlo. Agrupa el contenido de la fe en unos simples puntos. Pero ninguno de estos puntos vincula a dogmas sectarios, ni a verdades teóricas demasiado específicas: «Todas las opiniones que a uno le sea dado formarse a este respecto, resultan equivalentes».. Esto significa que la fe no requiere «dogmas verdaderos» sino «dogmas píos», capaces de inducirnos a obediencia, y que por lo tanto hay lugar suficiente para las diversas sectas religiosas. Bajo una aparente liberalidad, se oculta la actitud opuesta. Lo verdadero y lo falso no pertenecen a la religión, sino a la filosofía. Por otra parten en Spinoza encontrarnos un desprecio total a lo que denomina religión revelada.

(3) Locke

Otro filósofo atento a la religión es John Locke (1632-1704) quien, como Spinoza, sostiene la necesidad de un estado laico y de la tolerancia religiosa con el fin de impedir que la divergencias religiosas comprometan la convivencia civil pacífica. Intenta demostrar la conformidad del Cristianismo con la razón, despojándolo de sus elementos irracionales (por ejemplo, la concepción tradicional de las consecuencias del pecado de Adán) y reduciendo las creencias a un núcleo mínimo: Ia fe en Ia mesianidad de Crísto. La razón filosófica se afirma como criterio universal de interpretación a Ios enunciados de la fe.

(4) Pascal

En el contexto de este racionalismo extremo, junto con su consecuente deísmo y el concepto de religión natural, se alza Ia protesta de Blas Pascal (1623-1662). Pascal sostuvo que la razón era incapaz de conocer a Dios y las verdades religiosas.

xXx

Historia de la Ciencia 1700-2000

 

HISTORIA DE LA CIENCIA 1700-2000

Física

Newton (1643-1727) descubrió la fuerza de la gravedad, y descubrió que ésta explica tanto el movimiento de los cuerpos celestes como de los terrestres. Formuló la tres leyes de la mecánica clásica (todo tiene inercia, F = m x a, acción = reacción). Aunque descubrió la fuerza de la gravedad, nunca pudo explicar cómo funcionaba, como la masa de la un cuerpo realmente impactaba a otro cuerpo. Esto todavía no está claro.

La ciencia entra en un nuevo paradigma, una nueva forma de ver el mundo: ya no es el paradigma orgánico de Aristóteles, sino un paradigma mecanicista: el universo es un gran máquina. Este paradigma es un paradigma determinista: todo lo que está ocurriendo ahora es el resultado mecánico de cómo estaba el universo hace años.

A principios del siglo 19, Faraday (1791-1867) produjo unas grietas en el sistema newtoniano cuando empezó a estudiar el magnetismo y la electricidad: estas fuerzas no se explicaban con las ideas de Newton.

Pero 1864 James Maxwell (1831-1879) reparó estas grietas, haciendo la segunda gran unificación en la física: descubrió que la electricidad, el magnetismo e incluso la luz, son ondas que viajan por el espacio a la velocidad de la luz: no son corpúsculos, sujetos a mecánica newtoniana. No consiguió incorporar en su teoría la fuerza de la gravedad.

Pero en 1900 Plank descubrió que para explicar algunas cosas de la luz había que suponer que la luz se transmitía en partículas discretas, llamadas “quantos”. Estoy volvía a romper la unidad ¿Cómo puede ser la luz onda y corpúsculo a la vez? Esto además rompía la unidad de la ciencia en cuanto que supondría que hay un set de leyes para explicar las micro-partículas y otro para explicar el resto del unvierso.

Entre 1905 y 1920, Einstein (1879-1955) descubrió el tiempo no es más que una cuarta dimensión del espacio. Con su teoría de la relatividad pudo intuir que la gravedad no es una fuerza como tal, sino una curvatura en el espacio producida por la presencia de masa en el continuo espacio-tiempo. También descubrió que la masa de las cosas no es otra cosa que una forma de energía e = mc2. Por lo tanto, no es tan problemático que una cosa sea onda y corpúsculo a la vez.

A partir de 1925, Einstein dedicó los últimos 30 años de su vida a tratar de encontrar una teoría que unificara la fuerza de la gravedad con la fuerza electromagnética. Nunca lo consiguió.

A principios del siglo 20, sin embargo, empezó a investigarse cómo una cosa podría ser onda y corpúsculo a la vez. Esto dio nacimiento, a partir de unos trabajos de Neils Bohr en 1924 a una nueva forma de ver la física que se llamó la mecánica cuántica. El adjetivo cuántico significa que se usa para analizar “micro-partículas” o realidades en dimensiones muy pequeñas. Pero muy rápidamente se fue desarrollando esta mecánica hasta que sirvió para explicar toda la realidad, micro y macro. Lo más llamativo de esta teoría era la fortaleza de sus predicciones.

La primera implicación interesante de la mecánica cuántica es que la física deja de ser determinista y pasa a ser probabilística: las cosas que existen no están completamente determinadas por cómo eran las cosas en el pasado + una leyes. Ahora resulta que hay fenómenos realmente probabilísticos (con el enfogono de Einstein que era determinista y que pensaba que “Dios no juega a los dados”).

Además, el hecho de que todo el movimiento en el universo pueda verse sólo como probabilidades puede verse como una justificación de le inmaterialidad de la mente humana. Si todos los sistemas físicos solo tienen probabilidades, estas probabilidades no pueden quedarse siempre como probabilidades, en algún momento tiene que haber resultados definitivos. Solo tiene sentido decir que hay un 60% de probabilidad de que Jane pasará el examen de francés si en algún momento va a haber un examen de francés para Jane. La única forma de que las probabilidades tengan sentido es que intervenga una mente humana y entonces aparezca la certeza. Por lo tanto la mente humana no puede ser simplemente un sistema físico, describible por ecuaciones. Por lo tanto, la mente no es material.

Con todo lo anterior, se ha llegado en la Física a lo que se ha llamado el Modelo Estándar, una teoría que aúna y explica la fuerza fuerte, la fuerza débil y la fuerza electromagnética. Pero no logar explicar la fuerza de la gravedad. Y tampoco logar explicar porqué hay cosas que tienen “masa”.

Se ha hipotetizado que exista una partícula todavía no descubierta, llamada el bosón de Higgs, que sería el que explicaría la masa en el universo. Si esta partícula existiera, lo estaría llenando todo, incluso el vacío. Esto querría decir que el universo es en el fondo una sola masa, con distintos patrones de densidad y de momento.

También se ha hipotetizado que exista el gravitrón, una partícula que lleve la fuerza de la gravedad.

Todo esto va a tratar de ser probado en el acelerador de partículas del CERN llamado Large Hadron Collider.

Genética Molecular

En el año 2007, un filósofo británico, uno de los más famosos ateos del mundo, Antony Flew, se ha declarado creyente en Dios. En el simposio donde anunció su conversión afirma que ésta de debe “casi enteramente a las investigaciones sobre el DNA”. Vale la pena investigar qué está descubriendo la genética molecular.

Hasta el año 1866, 7 años después de Darwin publicara el Origen de las Especies, se había creído que los hijos provenían de una “mezcla” de químicos del papá y la mamá. En 1866 Gregor Mendel descubrió que el material de los padres no se mezclaba, sino que cada uno sometía unas características, y se cogían algunas del papá y otras de la mamá.

En 1950 se entendió bien cómo funcionaba la herencia cuando se descubrió que no eran las proteínas las que llevaban la información genética, de padres a hijos, sino una molécula, a la que se la llamó, DNA. Cuando se entendió finalmente cómo funcionaba esta molécula se descubrió algo maravilloso: la vida está regida por un programa o código de información.

Para entender la magnitud de esto, tenemos que entender lo que es información. Se dice que una señal es “información” cuando la señal es independiente de la materia que la transporta. Una nube gris es “señal” de lluvia, pero no es “información”, porque el color gris es dependiente de la capacidad de echar agua que tiene esa nube. Las señales de humo de un indio sí son información, porque no dependen de qué humo sea, sino de unos ritmos que han sido previamente acordados con otros indios. Pues bien, se descubierto que lo que el DNA lleva es “información”, algo independiente de su sustrato químico. Y se descubrió que el proceso de reproducción es un proceso de pasar información (replicación) no de mezclar los químicos del padre y la madre.

De hecho, no solo la reproducción, sino casi todo el funcionamiento del cuerpo de los hombres y animales se hace pasando información de este “programa” que es el DNA a las proteínas, que se encargan de hacer la principales funciones que un viviente: alimentación, movimiento, estructuración, etc. Dentro de cada una de los 300 trillones de células del cuerpo humano hay una molécula que contiene 3 billones de letras. Y la “actividad de vivir” consiste en que dentro de las células se ven formando proteínas a base de “leer” la información que existe en el DNA del núcleo de la célula. Las proteínas se encargan, después de hacer todo lo que el cuerpo necesita: regular su temperatura, coger oxígeno de la respiración, defenderse de cuerpos extraños, alimentarse, etc.

Esta forma de organizarse que tiene la Naturaleza parece querer decir que en la “estructura de la vida” primero existe un código o programa que luego organiza a una materia. Esta idea fue grabada en piedra por Francis Crick, unos de los padres del DNA en 1958 cuando estableció el “Dogma Central de la Biología Molecular” que dice que la transferencia de información se da siempre desde el DNA a las proteínas y nunca de las proteínas al DNA.

Todo esto pareciera apuntar a que hay una racionalidad previa que organiza la materia, en vez de el argumento materialista de que la racionalidad del hombre no es más que una forma sofisticada de organizarse la materia.

Cosmología

En 1922 Alexander Friedmann un cosmólogo ruso, a partir de le la teoría general de la relatividad, demostró que el universo podía estar expandiéndose, contrario a la idea de Einstein de que el universo era estático.

El Big Bang y el principio antrópico:

N – the ratio of the strength of the electrical forces and the strength of gravity

Epsilon – defining how firmly atomic nuclei bind together

Omega – which measures the relative importance of gravity and expansion energy in the universe

Lambda – the “Cosmological Constant”

Q – the ratio of the gravitational energy required to pull galaxies apart and their mass

D – the number of space-like dimensions in the universe[4]

Hacia a dónde va la ciencia actual

Repasemos brevísimamente en qué dirección se está moviendo la ciencia en sus distintos campos:

  1. Mecánica: mecánica cuántica, se destruyó el determinismo físico de que todo está determinado por el estado del universo hace millones de años.
  2. Física: hacia una teoría del todo que unifique las cuatro fuerzas que gobiernan todo. Descubrimiento del bosón de Higgs en el LHC llevaría a ver que todo el universo es una unidad, no partículas
  3. Astronomía: Big Bang, como posible acto creador, donde todo lo que iba a ser el universo estaba built-in en una pelotita del tamaño de una toronja.
  4. Microbiología: DNA donde se demuestra que la materia está ordenada por la palabra, que hay un programa, un código que regula la materia viva.
  5. Macrobiología: la evolución, que originalmente se usó para atacar a la religión, está resultando ser una auténtica sinfonía, orientada hacia la aparición del hombre.