El mayor estimulante: los ojos ajenos

El mayor estimulante para una persona son los ojos de sus iguales.