Evolución busca maximizar la vida

Evolución busca maximizar la vida

El principio universal de la evolución es maximizar la cantidad y calidad de vida que cada organismo pasa hacia adelante.

Esto es parecido, pero mejor expresado, a lo que técnicamente se llama maximización del fitness, o maximización la aportación al genetic pool, o maximización de la información de Fisher

Engañamos a las mujeres

Engañamos a las mujeres

Con la modernidad las mujeres han sido engañadas a creer que la verdad está en ser como los hombres: preocuparse del producir y del poder. El feminismo es un masculinismo.

Pero resulta que hay una verdad en ser hombre y otra en ser mujer y otra en ser niño y otra en ser adulto y otra en ser chino y otra en ser europeo. Y luego, está la Verdad con mayúscula que vive parcialmente en cada una de esas verdades, pero que necesita de todas para manifestarse. Cada persona tiene que conocer su verdad y la Verdad. Su verdad, que consiste en su posición en el cosmos, y la Verdad que está más allá.

Los tres caminos a la Verdad: razonar, sentir, confiar
,

Los tres caminos a la Verdad: razonar, sentir, confiar

La búsqueda de la Verdad es la búsqueda del sentido de la realidad. Se debe alcanzar por tres caminos:

El camino del sentir: el sentir, como forma de alcanzar la Verdad, incluye: la evidencia (el más certero, pero limitado), la corazonada o intuición, y la simpatía (sentir con el otro).

El camino del confiar. Incluye la fe en los que murieron (la Tradición), la confianza en Dios (la fe sobrenatural), y la fe en los demás (la instrucción, la aceptación de los maestros).

El camino de la razón: los griegos descubrieron una forma de conocer menos confusa que la Tradición y el sentimiento: el razonar: pasar de un verdad a otra a base de pensar con rigurosidad (con lógica). Cuando la lógica se redujo a la matemática, a la cantidad, apareció la Ciencia.

Y necesitas entrar por los tres caminos para encontrarte con la Verdad. Si te falta alguno, empieza ya.

¿Quién inventó el empleado?

¿Quién inventó el empleado?

El pagar a las personas por las horas pasadas en el lugar de trabajo (en lugar de por la cantidad de trabajo realizado) fue un invento de la revolución industrial. Cuando se inventaron las casas de máquinas (factorías) era más importante para los dueños que hubiera gente siempre junto a ellas, alimentándolas, que el medir el trabajo de cada individuo. Se empezó a pagar por horas.

Con esto se inventó el empleado, que es una pieza de un sistema mecánico de producción: una extensión de las máquinas.

Igual que no permitimos que una persona quiera vivir como una planta (encerrado, respirando y bebiendo) no debemos permitir que existan empleados. Todos debemos ser dueños de nuestro trabajo y vivir, por tanto, de sus frutos, en proporción a su valor.

Let everyone knows what everyone earns
,

Let everyone knows what everyone earns

Let everyone knows what everyone earns

The modern invention of privacy is getting too expensive in the digital age. And there is no natural right to conceal how much money one makes. In addition, publicizing each one wealth is the unbeatable way to ensure each one pays his due taxes: by having all his neighbors watching his returns
Nada debe ser gratis

Nada debe ser gratis

Nada debe ser gratis

Si una comunidad decide ayudar al consumo de un cierto bien, el modo no debe ser ofrecerlo gratis, sino ayudar a las personas a pagar el precio de mercado de ese bien.

De esta forma no se pierde ese pedazo de información tan útil para la vida que es el “precio”: lo que otros están dispuestos a sacrificar por conseguir una cosa. Esto ayudará, entre otras cosas, a que no se consuma más de algo que lo justo.

Imagine zero political donations

Imagine zero political donations

Imagine an electoral system where no money can be given to any candidate. People who want to be elected will announce their ideas and personal qualifications in public place (the web). No campaigns. No ads.

Then, the social networks, without any outside money injected, will do their job: assessing the real value of people and ideas.

This “network intelligence” has its well known flaws: propensity to bubbles and bullying, empowerment of emotions and images. But these vices are already in the present system; and this network approach has the virtue of its resistance to manipulation.

In the end, we will be simply getting rid of the tendency money has to corrupt the political system.

No es lo mismo querer que gustar

No es lo mismo querer que gustar

“Me gusta” algo cuando me agrada su posesión o sus consecuencias.
“Quiero” algo cuando estoy dispuesto a poner los medios para conseguirlo.

Por ejemplo, en mi caso, me gustaría ser rico, pero no quiero ser rico, porque no estoy dispuesto al tipo de sacrificios que conlleva el generar tantos ingresos.

La primera educación: la leyenda

La primera educación: la leyenda

Lo primero que ha de enseñarse a un niño, luego de saberse querido, es una historieta: la historia de sus origenes (de su familia, de su pueblo, del mundo). En esta historia el niño podrá, entonces, ir enganchando todos los otros conocimientos que adquiera, a los que dará, así, sentido.

Si se empieza a enseñar piezas de información (letras, números) que no tienen sentido es sí, lo que hacemos es enajenar a los niños y empujarles a que se metan en sus propias leyendas y en las  de los video juegos: los empujamos al autismo.

Why not to do something we can

Why not to do something we can

I n Modernity, as ‘making’ is the ultimate goal of humankind, it is difficult to put a limit on any production. This is why we have, for example,  developed weapons that can destroy our race, several times, when once is more than enough.

And now comes the turn of all the genetic manipulation that we can do: produce the dream baby for every woman , with pre-selected skin and eye color, and smile size.

But should we do it just because we can?

To prevent this, we must, previously, change our mentality, and acknowledge that  production is for living, not the other way around. But to dethrone ‘production’ we must finally dethrone ‘power’ as the ultimate measure of plenitude. And this would mean getting rid of Modernity, the lenses that, presently, we use to see the world.