No es opuesto ser animal y ser hombre
Kant, defendiendo la fe, la mató