How not to outlive our brains, and stop dying overhealthy

Medicine can extend the life of our bodies but not of our brains, which remain quite impermeable to drugs. Thus, we are harvesting generations of brainless old persons, who are out living their minds, because of dementia, alzheimer and the like.

The proper way to correct this is not to euthanise old people, but a braver path: to reduce the medical expenses in our society, so that we  stop becoming over-healthy, and our brain and body die together, peacefully and naturally.

No trabajar en la casa, pero cerca

Trabajar en la casa no es algo muy natural (es decir, no es algo muy bueno). Pero menos natural es no dormir en la casa porque se trabaja demasiado lejos.

Esto nos puede dar una idea del tamaño máximo que deben de tener las comunidades.

Postmodernidad = Modernidad – Esperanza

Es una pena que “postmodernidad” sea el nombre que más ha pegado para la fase cultural en la que, al presente, vivimos. Es engañoso, porque pareciera indicar que ya hemos pasado la Modernidad.

La Modernidad comenzó con una gran confianza en “el desarrollo”, en que el futuro será mejor que el presente gracias a la técnica. Es una esperanza en que el hombre se podrá salvar a sí mismo.

Tras los miedos, con la Guerra Fría,  a la destruccion nuclear,  la esperanza en la tecno-ciencia empezó a perderse, sin ser sustituida por otra. Más adelante, se descubrieron unos narcóticos que no mataban: las pantallas. Pudimos, con esto, rrefugiarnos en un entretenido presente, sin preocuparnos del porvenir: bienvenidos a la Postmodernidad.

Adam Smith’s butcher was not human

Adam Smith famously said that he “does not expect his dinner from the butcher benevolence but from his regard to his own interest”.

On saying so, he is opposing two major human drivers: our love for ourselves and our love for others. With this, he consecrated a false anthropology as the basis for economic science.

But, as ecology and evolutionary biology have most recently taught us, our interest for ourselves and our interest for others are part of a continuum to ensure the Evolution, and maximize the deployment of Nature. No oposition, but complementarity.

Based on a false anthropology, no wonder Economics can bear no real fruit.

No a la compra-venta de trabajo

Una de las consecuencias del capitalismo ha sido el convertir el trabajo en una mercancía que se vende y se compra, en una transacción comercial.

Está llegando la hora de convertir la relación laboral de una comercial a una asociativa:  las personas se unen unas a otras para poder hacer más. Y en una asociación no hay compradores ni vendedores de trabajo, tan sólo intereses comunes y repartición de los resultados en proporción a lo aportado por cada uno.

Hegel fue un milenarista

Hegel era un milenarista, en el sentido de que previó que el fin del mundo había llegado. No llegaba con catástrofes apocalípticas, sino con la pacífica culminación del encuentro del espíritu humano con la Verdad. No había llegado el final, sino el fin.

Venimos de un mundo en armonía: por eso nuestra nostalgia

En el principio, justo antes del Big Bang, había tal armonía en el Universo, que todas las galaxias que ahora existen, estaban contenidas dentro de una bola del tamaño de una nuez.

Solo se puede acomodar tanta materia en tan poco espacio con un orden extraordinario, nunca después visto, y una energía inconmensurable.

Algo pasó en el Big Bang que, la materia (los fermiones) no pudieron estar unos junto a otros (principio de exclusion de Pauli), y desde entonces ha estado creciendo la entropía, el desorden.

No busques la felicidad

La felicidad es una cierta plenitud de vida que posee una persona cuando percibe que está “en su sitio”: siendo quien tiene que ser y haciendo lo que tiene que hacer, en este momento. Esta plenitud se percibe con un cierto convencimiento en la razón, y una paz en el corazón.

Es un mecanismo de refuerzo que tiene la Naturaleza (i.e. la Providencia) para indicarnos que “vamos bien”, y animarnos a seguir.

Por esto, no tiene sentido buscar, por sí misma, la felicidad, el sentimiento positivo. Lo que hemos de buscar es “estar en nuestro sitio; hacer lo que nos toca”. La felicidad vendrá como consecuencia

El Estado debe ser confesional

El estado no debe ser neutro en sus valores. Una comunidad es, propiamente, el conjunto de personas que tienen: a) unos padres comunes y b) una forma común de ver la vida.Y el Estado, como cuerpo legal de la comunidad, debe defender y promover esos valores

El problema resulta cuando se crean, con la Modernidad, estas gigantescas naciones-estado, que se dividen por territorios, y no por patrias, por comunidades con padres comunes.

Está claro que la solución práctica no es convertir las naciones-estado en confesionales, sino en romperlas en auténticas comunidades.

Europa heredó el conflicto Fe-Razón del Islam

El choque entre Fe y Razón se dio primero en el Islam, entre las escuelas teológicas Mutazila (racionalistas) y la Ash’aria (anti-racionalistas), que luego se adscribieron a los grupos políticos Shía y Sunni, respectivamente. El Islam fue dominado por los anti-racionalistas, de forma paralela a como Europa fue dominada por la Reforma.

La Ash’aria (el anti-racionalismo) enfatizó el uso literal del texto sagrado, el Corán, sin pasar por los imanes (la autoridad), de forma paralela a como hizo, en Europa,  la Reforma con la Biblia.

La diferencia consistió en que el anti-racionalismo islámico llevó a su actual legalismo, porque su libro era un código legal; mientras que la Reforma convirtió a la religión en un moralismo, porque la Biblia, sin Autoridad, es un código moral.