Acertar con la mujer adecuada es una parte minúscula del éxito del matrimonio. Lo importante es lo que se haga después de conseguirla.