Un académico dedica la mayor parte de su trabajo a opinar sonre lo que otros académicos dicen. Esto hace que la Academia sea un ambiente muy “cargado”: tanto para bien (estimular la producción) como para mal (cortar, con la crítica, las alas a la originalidad).