No a los derechos de los animales … ni de las personas

No a los derechos de los animales … ni de las personas

Ejercitar mis derechos no es una forma de yo desarrollarme de crecer; no es un ideal. Ejercitar un derecho es limitar el comportamiento de alguien, para dejar paso a nuestro comportamiento. Ejercitar mi derecho a ser atendido por el médico al que ya le pagué, consiste en limitar la libertad del médico, haciendo que me atienda a mi.
No tendría sentido pensar que yo me desarrollo ejercitando mis derechos, pues entonces yo sería más persona cuanto más yo limitara el comportamiento de los que tengo alrededor: mi comunidad, el Estado, etc. Ejercitar un derecho es, sencillamente,  reclamar el espacio mínimo que uno necesita para actuar. Por lo tanto, mi desarrollo personal no puede consistir en alcanzar unos mínimos de espacio.
El problema, como siempre, comenzó cuando se desarrolló, a partir del siglo 14, el concepto moderno de derecho individual, que se entiende como un ‘espacio personal’. Esta idea moderno de “derecho” como mi espacio privativo, implicó un olvido de la idea clásica de derecho: donde derecho era “lo que no está torcido”, lo que estaba en el lugar que le correspondía a cada cosa.
Según esta concepción clásica, yo me desarrollo, no teniendo más derechos individuales, sino ocupando el lugar correcto, en el que tengo que estar dentro del sistema para llevar a cabo mi misión.
Y este lugar derecho deben ocuparlo tanto  las personas, como los animales o las cosas. Y el lugar correcto de muchos seres vivos en algún momento de su vida (o de su muerte) está en ser alimento para otros. Y esto no violenta a estos seres, sino que los pone en su sitio y por tanto, los dignifica.

Sharía para musulmanes

Todas las comunidades tienen que poder juzgarse por su propia ley (basada en su forma de ver el mundo, según sus tradiciones). Pero, a la vez, esta ley particular tiene que alinearse (hacerse compatible) con la comunidad superior de la que forma parte.

,

Cómo la ley natural se convirtió en derechos personales

El concepto de `derecho natural" fue traducido como "derechos fundamentales" de las personas por los nominalistas (franciscanos y protestantes) del siglo 15 y 16. Por eso el derecho anglo-sajón se preocupa menos del orden natural y más de "arbitrar" en cada caso. En esto se distinguió este "derecho común" del derecho franco (romano)  que siguió empeñado en organizar racionalmente, desde arriba, la sociedad.

Ley no es ‘derecho del Estado a actuar’

Estamos confundiendo Ley, con los derechos de una institución, el Estado o gobernante, a regular la vida de los ciudadanos.  Debido a esta confusión es que pensamos que la Ley no debe regular la virtud, ni debe definir lo bueno. Pero realmente Ley es el orden que la comunidad quiere darse a sí misma. Los derechos del Estado a intervenir, son una determinación posterior, y se incluyen mayormente en el codigo penal.

La ley en mi alcoba

text2image_P34483_20150729_182608[1]Si la ley, en la práctica, no regula con más detalles la virtud (la buena vida) que deben vivir las personas, si no regula cómo debo comportarme en mi alcoba, no es porque no deba de entrar a un ámbito privado. Esta visión viene de pensar que la ley es, en el fondo, una carta de derechos del Estado: lo que el Estado tiene derecho a exigir.

Pero la realidad es que la ley es simplemente un reflejo, en forma de criterio, del orden natural. Si el derecho positivo no determina qué puedo y no puedo hacer en mi cuarto, es por una razón práctica, no de principio.

Ley natural pasó a ser derecho individual

Con el nominalismo en el siglo 15, y la Reforma en el 16, la idea de ley natural pasó de significar “orden natural” a significar “derecho individual fundante”. Se siguió llamando “natural law” pero el significado cambió radicalmente de uno holístico a otro individualista.