Let’s trash privacy

Let's give up privacy. In the electronic age; when every move get recorded; trying to keep our tracks hidden is a colossal waste of energy

No sabemos quién debe gobernar.

Durante milenios, se ha malgastado mucha energía intelectual en justificar por qué una persona debía ser el gobernante de un pueblo en vez de otra persona. Esta cuestión -quién debe gobernar- es, en su mayoría, una cuestión de conveniencia, no de verdad.

Decidir quién debe gobernar es una cuestión que está en el plano de la razón práctica (no de la razón teórica) por lo tanto a) no hay verdades absolutas, universales b) como toda cuestión práctica, hay que decidirla a la luz de todas las circunstancias.

Comprendo que alguien esté dispuesto a morir para que gobierne una persona en lugar de otra. Lo que no entiendo es que alguien pretenda crear una teoría política general que determine quién debe gobernar, ni si quiera qué formato (democracia, monarquía) debe tener el gobierno.

El individuo no es distinto de la sociedad

Hay que dejar de ver a la persona y a la sociedad como si fueran dos entes distintos que tienen que negociar entre sí el espacio de cada uno. La sociedad es otra forma de ser de la persona. Una persona es lo que sea como individuo más lo que sea como parte del todo.

Poco es permanente en el Derecho

Poco es permanente en el Derecho

En el Derecho hay pocas cosas permanentes, porque lo estable es el orden de las cosas (la Naturaleza). El Derecho es una traducción de este orden natural a preceptos, a mandamientos que nos ayuden a dirigir nuestra conducta y a poder exigir a los demás el mismo comportamiento.