El Señor es el gobierno local, a quien uno acude cuando tiene problemas o necesidades de coordinación con los demás: pleitos o asuntos comunales.
El Rey es el Señor que no tiene arriba otro Señor. El Rey es un Señor que es soberano. Es lo que hoy llamamos es Estado Nacional, o la Nación Estado. Su fin principal es coordinar a Señores, en los temas que afectan a varias comunidades locales.
Puede haber muchas capas de Señores, que mandan sobre otros Señores. Pero se llama Rey a aquel que no tiene otro Señor encima,  al que es soberano.
Existen también ‘Imperios’, al mando de un Rey de Reyes, como por ejemplo, el Imperio Persa o la Unión Europea. Pero no es una institución tan natural como el Rey o el Señor.

Hay actividades que no se pueden delegar a otros. La democracia es la creencia de que el manejo de la comunidad debe ser delegado a expertos, a políticos profesionales, que cuentan con el apoyo de partidos, de estructuras de poder. Pero el manejo de la comunidad es algo tan connatural al hombre que nunca va a estar satisfecho con lo que otros decidan por uno. La democracia, entendida como delegar la vida comunitaria a otros, es un engaño.

Y si dirigir la comunidad es algo tan complicado que no lo puede hacer la gente, sino que necesita profesionales para tomar decisiones, entonces debemos pensar si la comunidad no se ha hecho demasiado grande, y debemos dar el paso a un nuevo localismo.

I want a complete different world from which we live in. In the 19 century lost of people wanted to change the world, and opted for the revolution: replace, at once, old structures by new.

But this implies an overconfidence in their intelligence, as they feel able to design a better world in their minds.

And, although the results  of these revolutions were mostly good, they were not the intended ones, and the cost was unbearable.

The new way to promote the betterment of the World should not be the revolution but the innovation through experimentation; a more humble approach that resembles how Nature improve itself through evolution: mutation and selection,trial and error.

Entiendo que sea privado en qué gasta el dinero una persona . Pero ¿que sea privado lo que gana? Hasta ahora, en nuestras civilizaciones solamente se obliga a hacer público la propiedad de bienes inmuebles, por el beneficio social que conlleva Pero¿no estamos ya en posición de hacer que todos los ingresos sean públicos, por el inmenso beneficio social que acarrea?

La ciencia económica surge en el siglo 17 cuando se empieza a creer que la riqueza es una cosa: oro, tierra o trabajo. Esto fue una “cosificacion” empobrecedora. La riqueza no es una cosa, sino un cierto orden de las cosas que permite que las personas vivan a su mayor capacidad. Por ejemplo, la mayor parte de la riqueza de una persona consiste en las relaciones humanas que haya logrado establecer (de confianza, de amor, de respeto, etc).

Una de las implicaciones de superar esta visión “cosista”  de la riqueza es darse cuenta que la riqueza no se “redistribuye” (quitar a uno para dar a otro). El orden, por ser información, no “se gasta” con su uso. Hay que “fomentar” que todo el mundo tenga más.

Tan solo tiene sentido redistribuir aquella parte de la riqueza, cada vez más pequeña, que es todavia es material.

Para ayudar a mejorar a un ser humano, o a un colectivo, hay que hacer dos movimientos:

1) mirar al último paso, a donde queremos llegar: mirar al ideal;

2) decidir  el próximo paso, en la situación actual concreta, para decidir qué es lo posible.

Es por esto que no tienen mucho sentido las peleas entre cristianos sobre si debe presentarse a la gente el ideal moral (exigencia), o la cercanía a la situación de la persona (comprensión). Hay que hacer las dos cosas, sucesivamente.

Deja ya de buscar la Felicidad

Abre tus ojos y mira a la vida de las personas que han hecho bien a su alrededor. Piensa si esas personas se “sintieron” felices la mayor parte de su vida. O imagina que esas personas dejarán de hacer algo porque no se sienten felices con eso. Piensa, imagina, y olvídate de buscar la felicidad.

Medicine can extend the life of our bodies but not of our brains, which remain quite impermeable to drugs. Thus, we are harvesting generations of brainless old persons, who are out living their minds, because of dementia, alzheimer and the like.

The proper way to correct this is not to euthanise old people, but a braver path: to reduce the medical expenses in our society, so that we  stop becoming over-healthy, and our brain and body die together, peacefully and naturally.

In animals, fate = destiny

Destiny: the place in the Universe where you are meant to be.

Fate: forces of Nature and History that push you toward a place.

Humans are not fated to their destiny, for the destiny is a calling, no a force. They have to respond to this calling, for they have the glory, and the burden, of freedom.

Fate carry you 95% of your way; but, then, you have to choose, among the few options left by Nature to your own will and freedoom.

No trabajar en la casa, pero cerca

Trabajar en la casa no es algo muy natural (es decir, no es algo muy bueno). Pero menos natural es no dormir en la casa porque se trabaja demasiado lejos.

Esto nos puede dar una idea del tamaño máximo que deben de tener las comunidades.