inmigrants give or take

Modern economics deem wealth as a “thing”, instead of a relation among things, an order (an ecology).

This idea makes us believe that, if we are too many, the wealth is depleted. And this, together with our territorial evolutionary origins, make us suspicious about immigrants.

Therefore, the problem is not a lack of goodwill, but a bad economic understanding

inmigrantes

Es característico del pensamiento moderno el  ver la riqueza como una “cosa” en vez de como una relación entre cosas, como un orden.

Esta visión lleva automáticamente a pensar que, si somos muchos, la riqueza se agota. Y lleva, por tanto a creer, que el  inmigrante, está consumiendo lo que es nuestro.

El problema aquí no es falta de caridad, sino falta de entendimiento económico.

empresas maquinas

Las máquinas son herramientas, es decir, extensiones del poder de un hombre para hacer más. Una máquina se distingue de un organismo en que, en la máquina, la información y la energía van desde la cabeza hacia los miembros. En un organismo, cada célula genera su propia energía, y procesa su información (nadie le dice lo que tiene que hacer).  El cerebro se usa para decirle a todos lo que los demás están haciendo, para coordinar.

Las corporaciones modernas son máquinas: la información y la energía vienen de arriba, de los jefes.

Imaginemos cómo será el mundo cuando las empresas dejen de ser mecánicas y pasen a ser, como es lo natural, orgánicas, es decir, una forna de auto-organizarse individuos para conseguir colectivamente cosas que no pueden individualmente.

El verdadero problema ecológico no es el cambio climático. Lo importante es reconocer que, la forma de evolucionar de la especie humana, es cambiando su ambiente, en vez de adaptándose a él. Y este cambiar el ambiente tiene que hacerlo con cuidado porque, a diferencia de los otros seres vivos, su actuación no está completamente programada y, por tanto, lo puede dañar y, así, también, dañarse a sí mismo.

Además, en un sistema adaptativo complejo, como es la biosfera, todo es causa de todo. Es poco provechoso imputar causas a efectos

Lo que define al capitalismo no es el mercado, que es una institución natural que existía por milenios. El Capitalismo surge con la invención de las corporaciones de responsabilidad limitada: con vida propia independiente de sus dueños.

Esta “persona artificial” que funciona mecánicamente (toda la información viene de un punto) en vez de orgánicamente (cada parte sabe lo que tiene que hacer) es la esencia -y lo peor- del Capitalismo.

No es, por tanto, libertad lo que hay en el centro del sistema, sino mandato.

Vivan los mercados, mueran las corporaciones.

Aunque no hubiera crisis ecológica habría ecologismo

Ecologismo no es un llamado a conservar bienes escasos para evitar una crisis futura. Ecologismo es el convencimiento de que formamos parte de una red vital, en la que nos toca ayudar a que cada elemento cumpla a su fin.

La finalidad ¿cómo incorporarla a la Ciencia sin ofenderla?

Para Platón, la causa final no era otra cosa que la intención del demiurgo al hacer el mundo. Esto, en el fondo, más que una causa final, es una causa eficiente. Aristóteles reconoce que hay otra finalidad en la Naturaleza: que todo se comporta como buscando un fin: la roca y el fuego van como buscando a sus iguales, en la tierra y en el aire.

Quizás admitir este segundo tipo de finalidad es lo que necesita por ahora la ciencia moderna para lograr liberarse de la prision del mecanicismo, sin tener que afirmar una Inteligencia Superior.

El éxito de Wikipedia no se debe tanto a que sea un fenómeno auto-organizado (abierto), como a que haya conseguido el balance apropiado  entre auto-organización y racionalidad: cualquiera publica pero muchos voluntarios son editores filtrando calidad.

Es una.falacia decir que la vida no desafía la segunda ley de la termodinámica porque hay una entrada de energía en el sistema. Esta ley establece una tendencia general de la materia a desconponerse, al desorden. El hecho de que,  en el caso de los seres vivos, este  orden se consiga consumiendo energía de afuera,  deja sin explicar lo asombroso que es que  exista materia que se auto organice.

Adios al poder

Si, en estas próximas décadas, acaba aceptándose la idea de que la Naturaleza tiene una dinámica propia, es decir, se auto-organiza, esto provocará una cambio en nuestra visión del poder.

Hasta ahora hemos visto el poder como la mejor forma de hacer un mundo mejor, porque vemos el mundo como una masa inerte que hay que moldear.  Y vemos el poder como la fuerza que lo moldea. Pero cuando se acepte que tanto la Naturaleza (física), como la historia de la humanidad (libertad) tienen una dinámica (una orientación) interna, se reducirá nuestra obsesión con el poder como camino para cambiar el mundo.