Para aprender a vivir, no te eduques: vive con los ojos abiertos

Para aprender a vivir, no te eduques: vive con los ojos abiertos

Educar es prepararse para la vida. Por un error comprensible, nos hemos creido que la mejor forma de lograr esto era adquiriendo información. Y que la mejor forma de adquirir información era sentantos en una escuela a escuchar a un maestro.

Todo muy lógico, pero mayormente falso, como están demostrando las tecnologías de informacion. La mejor forma de aprender a vivir es viviendo con los ojos abiertos.

Educarse,  aprender a vivir es algo que se debe hacer durante toda la vida, no sólo para aprender a producir.

En la infancia, uno aprende a vivir imitando a los que viven. En la juventud, imitando a los que triunfan. En la vejez, imitando a los que saben.

Para aprender a vivir, no te eduques: vive con los ojos abiertos

Para aprender a vivir, no te eduques: vive con los ojos abiertos

Educar es prepararse para la vida. Por un error comprensible, nos hemos creido que la mejor forma de lograr esto era adquiriendo información. Y que la mejor forma de adquirir información era sentantos en una escuela a escuchar a un maestro.

Todo muy lógico, pero mayormente falso, como están demostrando las tecnologías de informacion. La mejor forma de aprender a vivir es viviendo con los ojos abiertos.

Educarse,  aprender a vivir es algo que se debe hacer durante toda la vida, no sólo para aprender a producir.

En la infancia, uno aprende a vivir imitando a los que viven. En la juventud, imitando a los que triunfan. En la vejez, imitando a los que saben.

No a la libertad. No a la igualdad

No a la libertad. No a la igualdad

La cuestión política a principios del siglo 21 ha quedado reducida a elegir un punto medio entre igualdad (la izquierda) y libertad (la derecha). Hay ya un consenso de que el punto medio que representan los países del norte de Europa, es a lo más que podemos aspirar.

Pero está pobreza de alternativas se debe a que la pregunta está mal formulada.

Esta pregunta “¿Qué punto medio entre igualdad y libertad queremos?”, está presuponiendo que la humanidad es una masa informe de individuos, como bolitas en una jarra, que quieren ver cómo no pisarse unos a otras.

Otras visiones de la humanidad son posibles. Por ejemplo una más holista, donde la humanidad es un ecosistema, de hecho, parte del ecosistema planetario. Si vemos la humanidad así, la igualdad sería una necedad, y la libertad algo secundario.

Entonces, ¿cuáles serían los valores-guía, si no son la igualdad y la libertad? En un ecosistema lo importante es la función, encontrar la vocación de cada uno. Esta vocación es siempre única, nunca igual a la de otro, como único, no igual, es cada ser humano.

El secreto del éxito: cómo crecer

El secreto del éxito: cómo crecer

Hay dos formas de crecer:

1. Poner dentro de mí cosas que estaban afuera: tener más cosas: comer y poseer. Es el crecimiento material.

2. Poner fuera de mí las cosas que llevo dentro: hacer más, mejorar mi entorno. Es el crecimiento espiritual.

Dios se “desarrolla” hacia afuera: por eso crea, sin necesidad.

El hombre tiene que desarrollarse en una dialéctica: primero hacia adentro (teniendo) y luego hacia afuera (haciendo).

Hay que perder la libertad para ganar la libertad

Hay que perder la libertad para ganar la libertad

Existen dos libertades:

La libertad material: la capacidad de elegir, el tener opciones. La puede tener un animal que esté suelto.

La libertad espiritual: el ser el dueño de la propia vida, porque tomamos las decisiones que nos definen, más allá del dictado de los instintos.

El crecimiento en el ser humano se da elegiendo, decidiendo. Pero cada elección que hago (de profesión,  de esposa, etc) me limita, me hace perder opciones. Y si no decido, no crezco.

Para crecer, tengo que perder la libertad de elección, para así ganar libertad espiritual, para ser el dueño de mi vida.

La menopausia es una joya de la evolución

La menopausia es una joya de la evolución

El que una hembra deje de ser fértil a mitad de su vida, es algo insólito en la Naturaleza. El sentido primario de la evolucion es precisamente maximizar la reproducción  (en cantidad o en calidad).

La explicación de este extraño fenómeno nos enseña que el ser humano es un animal tan social que lo que gana su crianza en calidad, por tener abuelas a su alrededor, compensa la pérdida de cantidad, por tener menos años para poder nacer.

Le fallamos a Darwin: la evolución no es para sobrevivir sino para procrear

La genética ha ayudado a completar la teoría de la evolución en muchos aspectos a los que Darwin no tuvo acceso. El más fundamental es la definición del “motor” que impulsa a las especies a evolucionar. No es, como pensaba Darwin, el instinto de sobrevivir, sino el instinto de maximizar la aportación de cada individuo al “gene pool” de su población.

Should we interpret the Constitution literary or loosely?

As any text interpretation (for example, book translation, or Bible exegesis) the true meaning of any text is a yin-yang, a dialectic, back and forth, between:     1) what the message meant to the one who sent it, and      2) what it would meant to the one who receive it. Let us not dream of an automatic, formal and impersonal mechanism to interpret laws. Norms are the will of a community and, therefore, are always personal and, thus, problematic.

Should we interpret the Constitution literally or loosely?

As any text interpretation (for example, book translation, or Bible exegesis) the true meaning of any text is a yin-yang, a dialectic, back and forth, between:
     1) what the message meant to the one who sent it, and
     2) what it would meant to the one who receive it.
Let us not dream of an automatic, formal and impersonal mechanism to interpret laws. Norms are the will of a community and, therefore, are always personal and, thus, problematic.

No a los derechos de los animales … ni de las personas

NO A LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES … NI DE LAS PERSONAS

Ejercitar mis derechos no es una forma de yo desarrollarme, de crecer; no es un ideal. Ejercitar un derecho es limitar el comportamiento de alguien, para dejar paso a nuestro comportamiento. Ejercitar mi derecho a ser atendido por el médico al que ya le pagué, consiste en limitar la libertad del médico, haciendo que me atienda a mi.

No tendría sentido pensar que yo me desarrollo ejercitando mis derechos, pues entonces yo sería más persona cuanto más yo limitara el comportamiento de los que tengo alrededor: mi comunidad, el Estado, etc. Ejercitar un derecho es, sencillamente,  reclamar el espacio mínimo que uno necesita para actuar. Por lo tanto, mi desarrollo personal no puede consistir en alcanzar unos mínimos de espacio.

El problema, como siempre, comenzó cuando se desarrolló, a partir del siglo 14, el concepto moderno de “derecho” individual, que se entiende como un ‘espacio personal’. Esta idea moderno de “derecho” como mi espacio privativo, implicó un olvido de la idea clásica de derecho: donde derecho era “lo que no está torcido”, lo que estaba en el lugar que le correspondía a cada cosa.Según esta concepción clásica, yo me desarrollo, no teniendo más derechos individuales, sino ocupando el lugar correcto, en el que tengo que estar dentro del sistema para llevar a cabo mi misión.Y este lugar derecho deben ocuparlo tanto  las personas, como los animales o las cosas. Y el lugar correcto de muchos seres vivos en algún momento de su vida (o de su muerte) está en ser alimento para otros. Y esto no violenta a estos seres, sino que los pone en su sitio y por tanto, los dignifica.