Si tienes casa, no tienes hagallas

Si tienes casa, no tienes hagallas

La fijaci’on que hemos desarrollado desde finales del sigl 19 para que la gente sea dueña de su casa, puede ser una causa de que la gente se haya vuelto tan mansa y conformista. Una persona que carga con un activo tan desproporcionadamente grande como una casa, acaba viviendo, no solo en él, sino para él. Y esto le hace especialmente sordo a cualquier llamado revolucionario.

Usa tus limitaciones en tu favor

Usa tus limitaciones en tu favor

Por especialización evolutiva, los hombres tienen más habilidad motora que las mujeres (puntería, reflejos, estimación de distancias, orientación). Sin embargo, las estadísticas reflejan que los hombres tienen más accidentes de tránsito. Moraleja: conocer una limitación puede llevar a compensarla.

¿Quién es más un anciano o un niño?

¿Quién es más un anciano o un niño?

No se puede saber quien vale más, si un anciano o un niño: las jerarquías humanas, y en general, las orgánicas, no son lineales ni piramidales. En algunos aspectos somos más y en otros menos que otros.

El compararse con otros no tiene sentido. Sólo tiene sentido el compararse con la vocación, con el camino vital de cada uno. Así es que sabremos si estamos bien o no.

Vivir duele

Vivir duele

El dolor, en los seres vivos, es una señal que envía la Naturaleza para indicarles que está habiendo un alto y peligroso consumo de energía. Pero para un ser vivo, que lucha continuamente contra la entropía, altos consumos de energía son lo normal, no la excepción.

Una democracia representativa no es democracia, es partidocracia

El votar por un representante no hace que esa persona represente mis intereses: en la práctica el elegido representa al partido que le permitió poner su nombre es la papeleta. Eso no es democracia, es oligarquía, gobierno de unos pocos, gobierno de los profesionales de la política: partidocracia.

Tienes la obligación de ser bonita

Tienes la obligación de ser bonita

La psicología ha descubierto que la belleza está asociada a la percepción de simetría. La física ha descubierto que la simetría es el constituyente más fundamental de la Naturaleza. La biología ha descubierto que el papel de la belleza es atraernos hacia la reproducción: movernos a vivir y a pasar vida.

Luego la belleza es una cierta curvatura que tiene la realidad para llevarnos a nuestro fin, a nuestra felicidad.

En este sentido, la belleza es un  valor comparable a la verdad. No es un valor accesorio “estético” en el sentido de ser como un adorno, algo superficial. La verdad es que, si algo no es bonito, tiene la obligación de serlo.

El individuo no existe

El individuo no existe

El ser humano solo es humano en comunidad. Si se le quita la comunidad, como es el caso de los niños criados sin contacto humano, no se desarrolla un hombre, sino un animal, un bípedo implume. 

El individuo es una idea, una abstracción. 

Y no es sano poner a una falsedad como el foco de nuestra a vida comunitaria.

El arte de vivir consiste en saber amar

El arte de vivir consiste en saber amar

Para poder vivir necesitamos muhas cosas: comida, sol, cariño, Dios, ropa, patria, descanso, educación … Querer una cosa, es ser consciente de que la necesitamos.

El arte de vivir bien, es el arte de hacer compatibles todos estos amores que hemos de tener, para que cada uno ocupe su lugar apropiado en nuestro corazón.

El lugar apropiado de un querer es el que no estorba a los otros, sino que los optimiza. Debemos de querernos a nosotros mismos, por ejemplo, de tal forma y medida que esto ayude a los otros amores que hemos de tener.

Saber vivir consiste en saber amar.

¿Por qué ser fiel a una mujer infiel?

¿Por qué ser fiel a una mujer infiel?

El matrimonio no es un contrato bilateral, donde puedo reclamarle al otro su parte, en la medida que yo haya cumplido la mía.

El matrimonio es un contrato de adhesión, como es el amor a la patria: yo te quiero, no porque me quieres, sino porque eres mía. Y, porque te quiero, te quiero hacer mejor.

If hapiness = feeling well, better die young
,

If hapiness is feeling well, better die young

La felicidad es un mecanismo que tiene la Naturaleza para indicarnos que estamos en el lugar correcto y haciendo lo que nos corresponde.

Para los animales, esta señal de la Naturaleza equivale a sentirse bien: satisfacer sus instintos

El hombre en un animal cuyos instintos no están perfectamente acoplados. El hueco que queda entre ellos y la acción es lo que llamamos “libertad”.

Por lo tanto, en el hombre la felicidad no se corresponde con el “sentirse bien” sino que necesita también satisfacer su conciencia, para saber que está en el lugar adecuado, haciendo lo correcto.