Toda especie prepara su hábitat desplazando a otros seres vivos. El problema está, en le caso del hombre, si lo hace en una proporción mayor de lo natural, de lo que necesita  el ecosistema.