El final del Relativismo

 

El fin del relativismo

por Roberto López

Enero 2009

El relativismo es el peor mal de los que azota al mundo de esta época. Es más que un problema moral. Un problema moral consiste en que el hombre no está haciendo lo correcto y, por lo tanto no pueda progresar. El relativismo es una negación de la posibilidad de conocer la Verdad, que es la negación de la vocación primaria del hombre. Lo que el hombre le añade al resto de la creación es una capacidad de conocer y querer la Verdad. Este es nuestro papel en la creación, esta es nuestra vocación en la Historia.

La hipótesis que vamos a desarrollar aquí es la siguiente: “Se aproxima el fin del relativismo como mentalidad dominante. Esta apuesta se basa en entender qué la forma de ver el mundo que dio origen a la dominación cultural del relativismo, está siendo desplazada por una nueva forma de ver la realidad. ¿Qué forma de ver el mundo fue la que provocó el relativismo y qué nueva forma de ver el mundo está provocando su fin? El relativismo entró en la historia moderna cuando a, partir del siglo 17, se empezó a pensar que la ciencia estaba descubriendo una verdad distinta de la que estaba presentando la religión.

Como en todos los desmoronamientos de “sistemas de pensamiento” (de formas de ver la realidad) esto produce un escepticismo, un nominalismo, un pensar que no podemos conocer la verdad, tan solo las apariencias. El relativismo entró por un resquebrajamiento en la unidad del conocimiento.

Pero a partir del siglo 20 la ciencia está produciendo una serie de descubrimientos que dibujan un universo cada vez más parecido al que dibuja la fe. Esta tendencia se ha estado acelerando en las últimas décadas. Si esto llevase a una nueva reunificación de las racionalidades de la fe y la razón, el relativismo puede tener sus días contados.

Lo quedaría por ver es, cómo la cosmovisión moderna introdujo esa rotura entre la verdad de la fe y la de la razón, y en segundo lugar, en qué dirección está avanzando la ciencia que nos permite decir que esta rotura se está sanando.

Siglos 16-19: se Desmorona la Cosmovisión Aristotélica y Nace la Materialista

¿Qué avances de la ciencia fueron erosionando la visión del mundo que se tenía hasta el siglo 17?

1. La Tierra no es el centro del Universo. La Tierra una partícula insignificante en un lateral del universo

2. El mundo se explica muy bien con leyes naturales. Se están acabando los misterios. No hace tanta falta la hipótesis de Dios y lo sobrenatural para explicar muchas cosas.

3. Los principios de conservación de la materia y la energía apuntan a que el universo es eterno; por tanto, no es creado, no hace falta un creador para explicarlo.

4. El hombre no es más que un animal muy evolucionado, no es la criatura única destinada a cuidar del mundo que nos dice la religión.

5. El presente está determinado por el pasado. No existe la libertad. Por tanto, no hay pecados ni virtudes.

Siglo 20: Se derrumba la cosmovisión mecanicista

1. Relatividad: la materia es una forma de energía. Es espacio y el tiempo no están fuera del universo, sino contenidos en él. Sobre todo, la relatividad unificó las ecuaciones de Newton y Maxwel, y con estas ecuaciones se demostró que el universo se estaba expandiendo.

2. Mecánica cuántica: el mundo no está completamente determinado por las leyes físicas.

3. El Big Bang: el universo tuvo un comienzo

4. Segunda Ley de la Termodinámica: el universo tiene un final.

5. Evolución de las especies: todos los seres vivos son una unidad.

6. DNA y genética molecular: la vida no comienza por mezcla de materiales del padre y de la madre, sino por un traspaso de información, de palabras.

7. Teoría del Todo en la física de partículas: todo el universo se va a poder explicar a partir un solo set de ecuaciones. El universo tiene la estructura de un pensamiento, que se desarrolla direccionalmente.

8. Auto-organización: hasta los seres inanimados tienen una fuerza que los empuja: la Evolución lo abarca todo. Pero no es con el mecanismo darwiniano de la selección natural (que lleva a pensar en una crueldad de la naturaleza) sino que la evolución de los animales es parte de un mecanismo más amplio que se da también en los seres inanimados es una tendencia que hay en la naturaleza a auto-organizarse, haciendo que aparezcan “cosas nuevas y mejores” (propiedades emergentes).

Implicaciones de esta nueva cosmovisión para la teología

Para enteneder estas implicaciones, lo mejor es no pensar en Universo como fuera de Dios (y por lo tanto a Dios como fuera del mundo), sino ver al universo como dentro de Dios. La trascendencia de Dios, como la entiende el cristianismo, no consiste en estar fuera, sino en que Dios es más que el universo que tiene en su seno.

1. El universo tiene un principio y un fin, como afirma la revelación.

2. Ahora queda más claro cómo Dios quiere actuar a través de causas segundas,:

a. la intercesión de los santos;

b. la obligación de hacer apostolado;

c. la composición de la Biblia, usando mucha gente y muchas circunstancias, y no a través de un éxtasis, de una comunicación directa del Cielo;

d. El papel de la Iglesia en la salvación de las almas; etc

3. Podríamos intuir que, si el universo es un pensamiento y tiene un dirección, podría representarse como una comunicación. Si esto lo unimos con lo que nos dice la fe, sobre que el amor es la fuerza que permea todo, podríamos concluir que el universo en un inmenso piropo, un pensamiento de amor.

4. La Misa no es la reunión semanal dé los que piensan parecido. Es un evento cósmico que abarca todo el espacio y todo el tiempo. En ella el hombre le presta su voz a toda la creación, para que cumpla la finalidad de ésta.

5. El motor de la historia no es la lucha de visiones opuestas (una dialéctica), sino un desarrollo orgánico. En el desarrollo orgánico unas partes se apoyan en otras, como un ser vivo se alimenta de otros seres, para así llegar juntos al fin colectivo. No hay dialéctica entre la hierba ya la vaca: ambos se complementan, aunque uno muera.

6. Ahora se entiende mejor el Apocalipsis y su teología de la historia: la historia es una gran Misa donde el hombre lleva consigo a toda la creación.

7. La genética ha demostrado que todos los hombre venimos de una sola familia: no hay sub-especies. Por lo tanto no hay fundamento para divisiones de dignidad.

8. Se va demostrando que lo único propio del hombre es su libertad. Todo lo demás le viene dado por su herencia o por su ambiente. El hombre es un in animal con libertad.

9. El universo, que está hecho para reflejar a Dios, no es realmente un conjunto de piedras orbitando en el espacio; el universo se va pareciendo cada vez más a un ser vivo, como el Ser que pretende reflejar.

10. El universo es totalmente jerárquico: es un sistema donde hay capas que dependen de las capas de abajo pero que las superan.

11. En contraste con la visión nominalista, (expuesta por Occam) el universo no es un reguerete de seres unidos solo por la voluntad de Dios que es cono una fuerza externa. La realidad está ordenada desde dentro.

12. La física cuántica ha demostrado que el universo no es determinista. No todo está predicho en el estado del universo en el pasado.

13. Ahora se entiende un viejo misterio: cómo se compatibiliza el que Dios dirija todo con la libertad del hombre

14. La escatología; en la que todo lo creación está llamada los nuevos cielos y le nueva tierra. ¿Van los perros al Cielo?

  1. Si el mundo en un sistema complejo, sabemos que no está destinado a alcanzar un óptimo; no tiene una tendencia al crecimiento lineal. Esta idea se adapta mejor a la visión de la historia que la fe nos pinta: el mundo no está llamada a alcanzar el paraíso en esta propia Tierra. De hecho el Apocalipsis nos dice que el final acontecerá en un momento de baja de la historia.
  2. Se entiende mejor que la Iglesia tenga que se a la vez, jerárquica y carismática: que tenga que estar escuchando a la misma vez hacia abajo, a ver que el Espíritu Santo suscita, como hacia arriba, a ver qué dice la jerarquía. De hecho, el papel de cualquier jerarquía o liderato en una organización, es el de validad la consonancia entre las iniciativas que vienen de abajo, y la misión de la organización. La fuerza está abajo, la visión arriba.

17. No sólo el hombre tiene vocación a la santidad, sino toda la creación está llamada a Dios.

  1. Es común que pensemos que la inteligencia humana es, en el fondo, capacidad de procesar información. La persona más inteligente, según esto, es la que logra extraer más consecuencias más rápidamente tanto de las observaciones particulares como de las leyes generales. Pero este tipo de inteligencia es, en el fondo, una evolución de la inteligencia de los animales que también procesan información. No puede ser esto la inteligencia que nos hace criaturas espirituales. El efecto más propio del espíritu del hombre no su capacidad de procesar información, es su libertad,. La libertad es algo muy sutil y transparente: es la capacidad de seguir o no seguir un estímulo surgido de nuestra naturaleza (materia + historia). Por eso, la libertad solo ocupa un “bit” de información: es un 0 ó un 1; aceptamos o no aceptamos. Todo lo que no es libertad le viene al hombre de su parte material (herencia + experiencia; es decir: ADN + aprendizaje). Una consecuencia de esto, es que es muy difícil saber qué en una persona es fruto de su libertad y qué le vino dado, le vino con se equipaje de ADN + experiencias. La verdad de una persona es lo que esa persona haya hecho con su libertad (de esto es de lo único que será juzgado al final). Es prácticamente imposible saber que hay de verdadero en los éxitos y fracasos de una persona. Por eso es que nos prohíbe juzgarnos ni si quiera a nosotros mismos.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *