El Trabajo humano, en perpectiva cósmica

Para entender en lo que consiste el trabajo, veamos su papel en perspectiva cósmica, es decir, veamos el papel que el trabajo tiene en la creación.

El universo es un inmenso piropo, una canción, de Dios Padre a Dios Hijo. Y lo más bonito que Dios podía cantar es una descripción de Dios mismo. Pero no se puede concebir una criatura que pueda reflejar toda la perfección de Dios. Así que lo que Dios ideo fue que cada criatura reflejara un poquito de Dios y después, todos esos espejitos unidos iban a poder presentar al Hijo el gran regalo: la imagen de su Padre. Esto explica la gran variedad de criaturas que existen, en vez de una criatura muy perfecta. Dios es tan sólido como un roca, tan sutil como el aire, tan rápido como el guepardo, tan suave como un rosa, tan fuerte como un rinoceronte.

Fue poniendo criaturas desde las más sencillas hasta las más sofisticadas. Al final puso unas criaturas espirituales, que significa “libres” que solo reflejan a Dios si quieren, no necesariamente como lo hacen las otras criaturas, que siguen siempre su diseño.

Pero la creación no se entiende bien como si fuera un arbolito de navidad, una pirámide, no se entiende bien estáticamente. Se entiende mejor si se la ve dinámicamente, como una historia, como una canción, como algo que se construye en el tiempo. Porque la creación no fue algo que ocurrió hace muchos años, como si Dios hubiera soplado, sino que es algo que se está haciendo. Lo que ocurre es que Dios ha querido usar a sus propias criaturas para hacer su mundo. Les dio a cada una la potencialidad de irse adaptando a la nueva situación de su universo para ir haciendo nuevas criaturas cada vez más perfectas. De hecho, uno de los dos tipos de criaturas libres (el hombre) está basada en las otras criaturas materiales, pero con un espíritu soplado sobre él. Esto hizo libre, no dependiente completamente de sus instintos. De forma que pudiera decidir si reflejar a Dios o no.

Cada criatura (animada, inanimada o libre) tiene a su cargo un pequeño pedazo del jardín que tiene que cuidar. Esto lo hace interactuando con otras criaturas para mantener (o, mejor, alcanzar) el orden natural.

En este mundo aparece la vida que es una ordenación. La vida es un consumo de energía (que es desorden, movimiento) para lograr mantener el orden de unas estructuras (tejidos, células, etc).

Dentro de los seres vivos está el hombre que también está llamado a convertir el desorden en orden. Pero el hombre añade un componente único a esta función de crear orden: no solo crea orden físico sino que puede crear orden moral o espiritual. Es decir no solo es capar de hacer nidos sino que puede crear amor, que es un tipo de orden más parecido a la armonía de Dios que el orden natural.

¿Qué significa consumir energía para crear amor? El amor consiste en el interés en hacer felices a los demás. Crear amor consiste en crear las condiciones para que la gente sea más feliz.

Podemos, por fin, llegar a una definición de trabajo, el trabajo es toda actividad humana donde se consume energía para crear orden dirigido a aumentar la presencia del amor en la tierra.

CONSECUENCIAS PRÁCTICAS

1. El trabajo es mucho más que la actividad que uno hace a cambio de dinero.

2. El trabajo es todo actividad que aumenta el orden de la caridad en el mundo.

3. Por lo tanto el trabajo es una obligación para todos los hombres, en todas las edades y circustancias.

4. Puede ser trabajo el estar enfermo, porque uno sigue pudiendo consumir energía para crear amor: basta con que rece ya está haciendo un mundo mejor.

5. El trabajo entidad las criaturas les lleva a buscar de otras criaturas. El trabajo del hombre nos lleva a mirar a apuntar a otros hombres.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.