¿Es más  importante en el cristianismo pertenecer formalmente a Iglesia o lo importante es vivir de acuerdo con sus ideales, aunque no se pertenezca?

La respuesta es un yin yang, un tender hacia dos opuestos, de forma sucesiva.

Tenemos la obligación de pertenecer físicamente al grupo, al cuerpo, por que los cuerpos son los transmisores de la fuerza que mueve al mundo, a las estructuras, a la humanidad.

No tiene sentido un religión completamente espiritualizada y subjetiva, que tan solo exija movimientos interiores -sentimientos- de las personas. Las religiones son precisamente mapas de cómo cambiar la realidad

Por otro lado, tampoco podemos engañarnos pensando que con pertenecer al Pueblo Escogido estamos ya salvados. Al contrario, la pertenencia al Pueblo es una gracia adicional de la que tendremos que dar cuenta adicional en el juicio.

En resumen hay que pertenecer y hay que comportarse. Que cada uno comience por lo que tenga más cerca.