Humillar la razón

Si la rotura de la fe y la razón vino por una soberbia de la razón, entonces la curación tendrá que venir por la humildad de reconocer los límites de la misma. La razón debe reconocer que también se accede a la verdad por:

a) lo infra-racional: los sentimientos y la fe humana y  b) lo supra-racional: la fe sobrenatural y el mito y lo mágico.