Jesucristo ¿superstar?

Jesucristo es un hombre perfecto, pero es un hombre normal (en fuerza, capacidad de sus sentidos, belleza).

El mensaje aquí es impactante: ser perfecto no es sobresalir. Ser perfecto es asumir perfectamente la misión que a cada uno le toca cumplir en esta tierra.