Los animales son inmortales. Para un animal (y para un planta), morir significa pasar a estar en otro formato en la Naturaleza.    Cuando matamos un mosquito, no estamos truncando una vida, la estamos cambiando de formato.