,

No a la igualdad

Con la visión atomista (explicar las cosas por sus partes) de la Modernidad, vino en consecuencia, la creencia de que los seres humanos deberíamos de ser iguales. Esta visión ayuda en algunas cosas.  Pero tiene el inconveniente de impedirnos ver que somos parte de un sistema, de un organismo, y por lo tanto nadie es igual a nadie. Todos somos únicos

Quien no ve las cosas así, ecológicamente,  está condenado a vivir en un ” rat race” para destacar en este desierto de la igualdad, donde otros pueden hacer lo que yo hago.