No a la morarquía de la razón. Sí a su primacía

Desde que se descubrió la razón, en la Grecia clásica, ésta pasó a ser la forma dominante de conocimiento. Desplazó, hasta casi sepultarla, a la forma reina de sabiduría hasta entonces, el mito o tradición contada.

Durante estos 2500 años, la razón ha monopolizado el conocer, con los ropajes de Filosofía, Teología o Ciencia, sucesivamente.

Propongo que, en vez de una monarquía de la razón, nos gobernemos por el triunvirato Razón, Confianza (tradición y fe), y Sentimiento, (intuición y sentimientos).

En este triunvirato, se le dará primacía a la razón para detectar qué combinación de las tres es la que nos acerca más a la Verdad.