No corvirtamos la casa en asilo

Una casa es un refugio. Es una protección contra las fuerzas de la naturaleza (lluvia frío sol) y contra las fuerzas de los demás (sus miradas, su fuerzas física). Es un lugar cerrado a las fuerzas y por eso sentimos paz en él. Pero al no sentir las fuerzas de la Naturaleza (física o humana) nuestros sentidos se embotan. Hay que estar en la casa periódicamente, no continuamente.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *