No pienses en las consecuencias

text2image_P34483_20150831_132627[1]La Modernidad, como una nueva forma de ver el mundo, implicó una nueva ética, un nuevo fundamento para decidir qué está bien o mal.

La ética moderna, por ser mecanicista, está basada en las consecuencias: los efectos de los comportamientos.

Pero éste no es un buen fundamentó: las conductas son buenas si se ajustan al orden natural. Olvídate de las consecuencias