Postmodernidad = Modernidad – Esperanza

Es una pena que “postmodernidad” sea el nombre que más ha pegado para la fase cultural en la que, al presente, vivimos. Es engañoso, porque pareciera indicar que ya hemos pasado la Modernidad.

La Modernidad comenzó con una gran confianza en “el desarrollo”, en que el futuro será mejor que el presente gracias a la técnica. Es una esperanza en que el hombre se podrá salvar a sí mismo.

Tras los miedos, con la Guerra Fría,  a la destruccion nuclear,  la esperanza en la tecno-ciencia empezó a perderse, sin ser sustituida por otra. Más adelante, se descubrieron unos narcóticos que no mataban: las pantallas. Pudimos, con esto, rrefugiarnos en un entretenido presente, sin preocuparnos del porvenir: bienvenidos a la Postmodernidad.