¿Por qué decimos que una acción es buena o mala? Todas las explicaciones que se han dado en la Historia se reducen a tres: porque así lo decide  uno de estos tres árbitros: o 1) Dios, o 2) los hombres, o 3) la Naturaleza.

La mayoría de las religiones votan porque Dios decide lo que está bien. La Modernidad apostó que son los hombres quienes deciden esto. El catolicismo, junto con el mundo clásico, todavía apuestan a que lo bueno está inscrito en la Naturaleza.