Posts

Salud no es pureza sino orden

Salud no es pureza sino orden

La enfermedad en el mundo clásico, era un desbalance entre los humores del cuerpo (bilis, sangre …). En el mundo oriental era un desequilibrio en el flujo  de las energías vitales (chi).

En la Modernidad, sin embargo, la enfermedad no tiene que ver con balances, sino que es el efecto de un agente patógeno (germen, virus).

Pero resulta que, al presente, la Ciencia está descubriendo  que esos malvados gérmenes son necesarios, en una cierta proporción, para mantener nuestra vida (nutrición, reproducción). No existen venenos, sino dosis venenosas, de cualquier cosa.

Al final tendremos que reconocer que la salud no es una pureza (ausencia de gérmenes), sino, como sospecharon clásicos y orientales, un cierto orden en nuestro cuerpo, que refleja el. orden de la Naturaleza.

¿Hasta qué edad puedo jugar?

¿Hasta qué edad puedo jugar?

Las especies que tienen una maduración muy lenta (mamíferos, por ejemplo) estamos programados para usar nuestra infancia jugando.

Jugar es autoimponerse obstáculos (con la colaboración de los amigos), y tratar de superarlos. En las hembras más que competir, se trata de imitar a los adultos. Es una práctica para la vida. Es indispensable.

Pero si, una vez alcanzada la madurez, un humano sigue jugando (más allá de para descansar los varones), es posible que no esté viviendo su vida con toda su complejidad. es posible que se esté refugiando.

Vivo para ser eficiente, no eficaz

Vivo para ser eficiente, no eficaz

El verdadero valor de una persona no está en  sus logros, su output, sus obras: salvó de la muerte a alguien, se sacrificó por los suyos, etc. No está su valor en su “eficacia”.

El valor de una persona está en su  “eficiencia” ( Eficiencia = Output / Input) la proporción entre el  output y el input, entre lo que hizo y lo que recibió.

1) output: qué cosas hizo, qué logró

2) input: los dones/situaciones que recibió: su herencia (genética y cultural); y su ambiente (las vivencias que tuvo).

Pero nadie, ni la propia persona,  sabe separar lo que él ha puesto de lo que ha recibido. Nadie sabe la eficiencia de nadie.

Se puede comparar los logros de las personas (éste montó una empresa, aquel no). Pero no podemos saber quién añadió más valor al mundo. Por lo tanto, las jerarquías humanas sirven para organizarnos, pero no para juzgarnos.

Cómo sacar el mal de una persona

Cómo sacar el mal de una persona

El mal que hay en cada hombre debe ser sanado, porque no es parte de nuestro blueprint original. Las dos formas para eliminar el mal son justicia y misericordia. (el mal solo existe en las personas, no en las cosas). Veamos.

La forma más natural de eliminar el mal es con la “pena”: que suframos en la misma proporción que hemos hecho sufrir ; que se haga justicia

Pero existe otro método, menos intuitivo, para conseguir sacar el mal de las personas: fomentar la “conversión” del malo: que cada persona cambie y que él mismo haga el bien que compense su mal ; en esto consiste la misericordia.