Posts

Usa tus limitaciones en tu favor

Usa tus limitaciones en tu favor

Por especialización evolutiva, los hombres tienen más habilidad motora que las mujeres (puntería, reflejos, estimación de distancias, orientación). Sin embargo, las estadísticas reflejan que los hombres tienen más accidentes de tránsito. Moraleja: conocer una limitación puede llevar a compensarla.

¿Quién es más un anciano o un niño?

¿Quién es más un anciano o un niño?

No se puede saber quien vale más, si un anciano o un niño: las jerarquías humanas, y en general, las orgánicas, no son lineales ni piramidales. En algunos aspectos somos más y en otros menos que otros.

El compararse con otros no tiene sentido. Sólo tiene sentido el compararse con la vocación, con el camino vital de cada uno. Así es que sabremos si estamos bien o no.

Vivir duele

Vivir duele

El dolor, en los seres vivos, es una señal que envía la Naturaleza para indicarles que está habiendo un alto y peligroso consumo de energía. Pero para un ser vivo, que lucha continuamente contra la entropía, altos consumos de energía son lo normal, no la excepción.

Tienes la obligación de ser bonita

Tienes la obligación de ser bonita

La psicología ha descubierto que la belleza está asociada a la percepción de simetría. La física ha descubierto que la simetría es el constituyente más fundamental de la Naturaleza. La biología ha descubierto que el papel de la belleza es atraernos hacia la reproducción: movernos a vivir y a pasar vida.

Luego la belleza es una cierta curvatura que tiene la realidad para llevarnos a nuestro fin, a nuestra felicidad.

En este sentido, la belleza es un  valor comparable a la verdad. No es un valor accesorio “estético” en el sentido de ser como un adorno, algo superficial. La verdad es que, si algo no es bonito, tiene la obligación de serlo.

If hapiness = feeling well, better die young
,

If hapiness is feeling well, better die young

La felicidad es un mecanismo que tiene la Naturaleza para indicarnos que estamos en el lugar correcto y haciendo lo que nos corresponde.

Para los animales, esta señal de la Naturaleza equivale a sentirse bien: satisfacer sus instintos

El hombre en un animal cuyos instintos no están perfectamente acoplados. El hueco que queda entre ellos y la acción es lo que llamamos “libertad”.

Por lo tanto, en el hombre la felicidad no se corresponde con el “sentirse bien” sino que necesita también satisfacer su conciencia, para saber que está en el lugar adecuado, haciendo lo correcto.

La meta no es el  éxito sino la fidelidad

La meta no es el éxito sino la fidelidad

Ser feliz, es decir, vivir a plenitud la vocación de cada uno, no consiste en lograr algo (acomplish), sino en colaborar a que la creación entera funcione, haciendo, para ello, cada uno su papel, su rol, es decir, siendo fiel.

Todos los perros van al Cielo

Todos los perros van al Cielo

Los animales todo lo hacen bien. Incluso cuando un perro devora a un niño. ‘Portarse bien’ es seguir el orden natural y animales plantas y minerales no pueden no hacrelo.

El hombre tiene un pequeño espacio entre su instinto y su obrar, de forma que no le bastan sus impulsos para acertar plenamente con su orden natural. Tiene que usar su inteligencia -que también tienen los animales- de una forma especial -que se llama razón- para llenar ese hueco -que se llama libertad- y encontrar el comportamiento adecuado.

Así como los perros aciertan siempre con su orden natural, con su posición correcta en el Cosmos, no todos los humanos, lo logran.

Nuestros riesgos son más grandes. Nuestros rendimientos también

¿Hasta qué edad puedo jugar?

¿Hasta qué edad puedo jugar?

Las especies que tienen una maduración muy lenta (mamíferos, por ejemplo) estamos programados para usar nuestra infancia jugando.

Jugar es autoimponerse obstáculos (con la colaboración de los amigos), y tratar de superarlos. En las hembras más que competir, se trata de imitar a los adultos. Es una práctica para la vida. Es indispensable.

Pero si, una vez alcanzada la madurez, un humano sigue jugando (más allá de para descansar los varones), es posible que no esté viviendo su vida con toda su complejidad. es posible que se esté refugiando.

Vivo para ser eficiente, no eficaz

Vivo para ser eficiente, no eficaz

El verdadero valor de una persona no está en  sus logros, su output, sus obras: salvó de la muerte a alguien, se sacrificó por los suyos, etc. No está su valor en su “eficacia”.

El valor de una persona está en su  “eficiencia” ( Eficiencia = Output / Input) la proporción entre el  output y el input, entre lo que hizo y lo que recibió.

1) output: qué cosas hizo, qué logró

2) input: los dones/situaciones que recibió: su herencia (genética y cultural); y su ambiente (las vivencias que tuvo).

Pero nadie, ni la propia persona,  sabe separar lo que él ha puesto de lo que ha recibido. Nadie sabe la eficiencia de nadie.

Se puede comparar los logros de las personas (éste montó una empresa, aquel no). Pero no podemos saber quién añadió más valor al mundo. Por lo tanto, las jerarquías humanas sirven para organizarnos, pero no para juzgarnos.