Posts

Why not to do something we can

Why not to do something we can

In Modernity, as ‘making’ is the ultimate goal of humankind, it is difficult to put a limit on any production. This is why we have, for example,  developed weapons that can destroy our planet, several times, when once is enough.

And now comes the turn of all the genetic manipulation that we can do: produce the dream baby for every woman , with pre-selected skin and eye color, and smile size.

But should we do it just because we can?

To prevent this, we must, previously, change our mentality, and acknowledge that  production is for living, not the other way around. But to dethrone ‘production’ we must finally dethrone ‘power’ as the ultimate measure of plenitude. And this would mean getting rid of Modernity, the lenses that, presently, we use to see the world.

Generar riqueza es un acto creador

Generar riqueza es un acto creador

Un hombre primitivo ha conseguido una calabaza para comer. Se cruza con otro que ha conseguido un cuenco de leche. Deciden intercambiarse la mitad de su comida, consiguiendo ambos más variedad de nutrientes en la calabaza con leche. Se ha creado, en este acto,  riqueza.

La economía, la generación de riqueza no es un juego suma-cero (para que uno gane otro tiene que perder). Es un “fenómeno emergente”: aparece sobre la Tierra algo nuevo, que no existía antes. Es Creación.

Excellence is not overperforming, but performing the most while keeping your place

Virtue in ancient Greek was “areté” a force to aim for excellence. Justice (“diké”) was the natural order of things. One could not survive without the other.

It made no sense to be excellent, as in Modernity, by specializing and, because of that, quiting your place in cosmos: by being a super-performer and abandoning your family or civil duties.

Excellence is not climbing to the highest social place, but performing the most you can from your position in live.

In liquid times, like Modernity, people who perform, consequently do climb. But this is an accident, not the essence of excellence.

Bureaucracies are a triumph of reason

Bureaucracies are a triumph of reason

Bureaucracies are the result of applying, too seriously, the reason to organize human activities.

Bureauoracies are a mechanistic approach to human colaboration, and, thus, ignore that persons want to do things, in addition to any punishment or reward.

As a consequence, bureaucracies consume more resources to achieve the same output than other forms of organization.

These are their bright and dark sides.

¿Es mejor centralizar o descentralizar?

Las civilizaciones con mayores logros han sido las más centralizadas (desde la casa del Faraón, al gobierno americano o chino) ¿Podemos inferir de esto que es mejor delegar muchos poderes al Estado central?

Es evidente que se puede hacer mayores obras humanas cuantos más voluntades haya envueltas. En este sentido, los grandes presupuestos de los estados modernos permiten proponerse metas (explorar el espacio) implanteables a menor escala.

Pero “hacer cosas grandes” es tan solo una de las dimensiones del desarrollo humano. La otra dimensión es “ayudar a los más cercanos a que alcancen su fin”, que cada grupo esté pendiente del bienestar y crecimiento de sus miembros. Es un yin yang masculino-femenino que es la clave para vivir bien: la conquista y las grandes hazañas, por un lado, y el cuidado de la casa, por otro. Como todo yin yang o dialéctica, no pueden darse los dos a la vez, pero tampoco puede darse uno sin el otro.

Una civilización, que solo cultiva su lado masculino, de lograr proezas, sin valorar el cuidado de lo local, es una civilización desequilibrada, condenada a caer.

La lección a sacar de esto es que debemos detectar qué tareas de la actividad comunitaria se hacen mejor a nivel central y delegarlas confiadamente al Estado central o grupos de estados, y qué cosas se hacen mejor a nivel familar, tribal y local.

De lo contrario, la pretensión de construir grandes estados o imperios nos puede matar .

¿Qué tareas comunes es mejor centralizar y cuáles no?

¿Qué tareas comunes es mejor centralizar y cuáles no?

¿Qué cosas deben centralizarse, hacerse a nivel estatal, y cuáles se deben de atender a nivel local?

El nivel central tiene la ventaja de que, por estar más alto, ve más lejos. Es parte de la misión natural del jefe. El nivel local tiene la ventaja de que, al estar más cercano, conoce mejor las implicaciones de las decisiones en cada uno de los agentes.

A nivel central se usa sobre todo la razón, mientras a nivel local se debe usar más el corazón (las lealtades y tradiciones grupales). La razón en la mejor herramienta para ver más allá, y el corazón para ver más acá.

Por lo tanto, lo ideal sería que a nivel central se tomara la decisión de qué hacer y a nivel local la decisión de cómo hacerlo.

Sin embargo, al llegar la Modernidad, con nuestra sobre-confianza en la razón, diseñamos un mecanismo, el Estado burocrático, que se hizo cargo de toda la actividad comunitaria, tanto de diseñarla  como de ejecutarla.

Por ser esto una violación del orden natural, del principio del localismo (las cosas se empiezan a hacer desde abajo), lo que hemos creado es un monstruo, el Estado moderno. Un monstruo que está colapsando financieramente precisamente por haber tratado de “cuidar desde arriba” (sistemas de pensiones y de salud), usurpando algo que hay que hacer con el corazón, no con la razón, y desde abajo (cada comunidad local cuidando de sus débiles).

No sé si podemos evitar el derrumbe financiero de Europa y Japón: la inmigración puede cambiarlo todo.  Pero sí sé que podemos aprender ya la lección de que la actividad pública se diseña desde arriba, pero se ejecuta desde abajo, hasta que la complejidad de una tarea exija el hacerla entre capas sociales superiores. Y así hasta hacer ciertas cosas a nivel de comunidad planetaria … y más allá.

Subsidizing health is unhealthy

Subsidizing health is unhealthy

The potential demand for health is infinite: I’d do an MRI every week, just to check, if it is free. This infinite demand does not exist in food, education, or other primary services. Thus health cannot be subsidized in the same way, or it may broke the state.

Cómo debe ser el salario mínimo

Cómo debe ser el salario mínimo

Por un lado, es un distintivo humano el compromiso en cada comunidad de que ningún miembro de la misma se quede atrás, descolgado. Esto se manifiesta primero con los niños y ancianos, luego con los enfermos y necesitados. Y esto, con independencia de los méritos del ayudado.

Por otro lado, no debe usarse un  “precio artificial” fijado por un ente racional a mucha distancia del lugar de la transacción . Hay que reconocer la superioridad de la inteligencia colectiva del mercado (para el tema de fijar precio).

Uniendo estos dos principios sale una regla medianamente operativa: cada salario debe ser libremente negociado; pero la diferencia entre el salario negociado y el mínimo para supervivencia, la cubre la comunidad (el estado).

Los países europeos existen para acoger inmigrantes

Los países europeos existen para acoger inmigrantes

El Estado moderno de bienestar (welfare state) es un admirable mecanismo para coordinar voluntades y ofrecer servicios. Este mecanismo, en el caso de una Europa sin crecimiento poblacional,  se dignifica cuando es usado como refugio por personas desplazadas de otros países.

El estado de bienestar no es financieramente viable con poblaciones decrecientes (no hay quién pague por sus prestaciones).

Entonces, cuando un país europeo acoge a otro, son dos enfermos que se apoyan entre sí, usando cada uno su parte fuerte para apoyo de ambos.

¿Por qué la austeridad no funciona para el desarrollo económico?

¿Por qué la austeridad no funciona para el desarrollo económico?

La riqueza se produce cuando transaccionamos, cuando ofrecemos algo en intercambio. La riqueza se pierde cuando no intercambiamos, por miedo al futuro o al otro.

"Declarar" austeridad como política, genera desconfianza en el futuro, ya que se no se espera ni más consumo ni más inversion. Y esta falta de esperanza mata el desarrollo.

La auteridad (tratar de consumir lo mínimo necesario para alcanzar los objetivos) hay que vivirla siempre, pero no hay que decretarla casi nunca.