Posts

Postmodernidad = Modernidad – Esperanza

Es una pena que “postmodernidad” sea el nombre que más ha pegado para la fase cultural en la que, al presente, vivimos. Es engañoso, porque pareciera indicar que ya hemos pasado la Modernidad.

La Modernidad comenzó con una gran confianza en “el desarrollo”, en que el futuro será mejor que el presente gracias a la técnica. Es una esperanza en que el hombre se podrá salvar a sí mismo.

Tras los miedos, con la Guerra Fría,  a la destruccion nuclear,  la esperanza en la tecno-ciencia empezó a perderse, sin ser sustituida por otra. Más adelante, se descubrieron unos narcóticos que no mataban: las pantallas. Pudimos, con esto, rrefugiarnos en un entretenido presente, sin preocuparnos del porvenir: bienvenidos a la Postmodernidad.

Hegel fue un milenarista

Hegel era un milenarista, en el sentido de que previó que el fin del mundo había llegado. No llegaba con catástrofes apocalípticas, sino con la pacífica culminación del encuentro del espíritu humano con la Verdad. No había llegado el final, sino el fin.

Europa heredó el conflicto Fe-Razón del Islam

El choque entre Fe y Razón se dio primero en el Islam, entre las escuelas teológicas Mutazila (racionalistas) y la Ash’aria (anti-racionalistas), que luego se adscribieron a los grupos políticos Shía y Sunni, respectivamente. El Islam fue dominado por los anti-racionalistas, de forma paralela a como Europa fue dominada por la Reforma.

La Ash’aria (el anti-racionalismo) enfatizó el uso literal del texto sagrado, el Corán, sin pasar por los imanes (la autoridad), de forma paralela a como hizo, en Europa,  la Reforma con la Biblia.

La diferencia consistió en que el anti-racionalismo islámico llevó a su actual legalismo, porque su libro era un código legal; mientras que la Reforma convirtió a la religión en un moralismo, porque la Biblia, sin Autoridad, es un código moral.

El día que el universo dejó de ser infinito

En la era antigua y medieval, el hombre pensaba que vivía en un cosmos finito y “pequeño”. La modernidad, sin embargo, comenzó con el convencimiento, desde el siglo 17, de un universo infinito, al menos en el espacio, y para muchos también en el tiempo.

En el siglo 20, sin embargo, se descubrió universo es finito (mide 93 millones de años luz). Y la física cuántica negó  que la materia n pueda ser infinitamente divisible. En conclusión, no existe nada infinito en el mundo material.

Aunque no lo notemos ahora, esta cosmovisión nueva, de un universo finito, nos afectará nuestra forma de ver la realidad. Quizás, no lo sé, nos ayude a sentirnos más “en casa” en el Universo.

Newton killed Nature

Traditionally, Nature was considered a living thing … until Newton, in his Principia, proposed another view: Nature was inert, that means dead, and the main force in the cosmos was inertia. That is Newton’s first law.

After that, Humanism surged as the belief that Man was called to impose order and extract wealth from this inert Nature … and the rest is history, the history of “progress”, technological and economic.

Have we missed something?

La revancha de Aristóteles

La Ciencia moderna comenzó como una rebeldía contra la ciencia aristotélixa, porque éste usaba categorías filosóficas para explicar la realidad natural.

Pero el siglo 21 está dándole la razón al griego, en cuanto que se está descubriendo que todo lo que existe es materia (energía) y forma (información); y que no existe el vacío. Los mismos conceptos filosóficos por los que él fue condenado.

Soy sub-humanista

El humanismo es una admiración por el hombre y sus capacidades, como algo único en el universo. Surgió en el siglo 16 por el deslumbramiebto ante los logros del ingenio humano. Es la fuerza motora del pensamiento occidental moderno desde entonces.

Aunque reconozco la unicidad del hombre, y no pretendo negarla (como hace la postmodernidad) creo que se entiende mejor la realidad viendo al hombre como algo no tan único, sino más proporcionado al resto de la Naturaleza.

Arrebatemos la filosofía a los filósofos

Responder a las grandes preguntas de la vida ¿por qué existimos? ¿cómo comportarnos? etc, es un necesidad y una obligación de cada ser humano.

Hasta que se inventó la Filosofía, en el siglo 6 aC, todas las personas tenían acceso a posibles respuestas a través de la mitología de su pueblo: poemas y narraciones que explicaban orígenes y proponían héroes (modelos).

Cuando, con la Filosofía, se empezaron a buscar explicaciones apoyándose exclusivamente en la razón, y desechando a los poetas homéricos, la Filosofía se convirtió en una actividad profesional: había que saber leer y tener tiempo para elucubrar. Y así hasta nuestros días.

Quizás las guerras ideológicas actuales, que amenazan con colapsar a Occidente, provienen en parte que la gente no ha filosofado, cada uno, sobre la vida, y tiene que acudir a un partido, a una ideología que le diga lo que está bien. o mal.

Pero, aparte de las consecuencias geopolíticas de no filosofar privadamente, existe el hecho incontestable de que se vive mejor cuando se sabe por qué se vive.

I love Modernity

Altough my self-imposed intellectual mission is to help the pass away of Modernity, I do appreciate the great contributions of Modernity (the discovery of the invidual, as the atom of the spiritual world; and the power of reason to organize the material world). I believe, however, that Modernity is a page that need to be turned already.

This world of the 21st century (and beyod) desperately needs some of the good things that lay in a non-atomistic worldwiew. Let's go for it.

Are you forecasting? You are a Marxist

Karl Marx didn’t repudiate capitalism. He thought it was a good human invention; but was destined to collapse because of the laws of History, and give way to communism.

Marxism is more the belief in a law of History (the progress toward a comunal paradise) than a law of Economics.

As the quintaesential modernism, Marxism only considered ‘mechanical’ laws. But History is the most organic (i.e. non-mechanical) phenomenon: everything is cause and effect of everything else.

This is why predictions are nonsensical. But our survival instinct makes them indispensable.