Posts

La igualdad es un valor moderno, en el mal sentido de esta palabra. Proviene de una visión  individualista de la humanidad, donde se ve al individuo como la célula básica del mundo. El mundo es una inmensa sopa de individuos que tratan, cada uno, de ser felices

Por el contrario, en una visión holista, sistémica, cada persona ocupa una parte del sistema, del organismo que es la humanidad. Y no existe forma de comparar dos miembros. ¿quién es más el páncreas o el hígado? En un organismo, la igualdad se da tan solo con la descomposición tras la muerte

La necesidad de comer en los seres vivos es tan fuerte y continua (cada pocas horas) porque es la que nos mantiene unidos a los otros seres de otras especies: nos obliga a buscarlos, a interesarnos por lo que está fuera de nosotros. La nutrición es el motor de la interacción. Sin interacción no hay ecosistema. Sin ecosistema no hay evolución. Sin evolución no hay creación. Bendita sea el hambre.

¿De qué está hecha la realidad?

¿De qué se compone la realidad? Hemos vivido por más de 2000 años en un dualismo (de origen griego) que dividía a la realidad en materia y forma (o información).

En este tercer milenio, sin embargo, iremos hacia un ‘monismo’. No porque la realidad sea una sola cosa, sino porque, como está descubriendo la Ciencia, el universo es un continuo, donde todo está conectado con todo.

De todas formas, la realidad es más amplia que el universo. La realidad incluye a Dios, el universo y el espíritu, que son tres niveles de realidad no reducibles, no explicables el uno por el otro.

Las hembras, en la mayoría de las especies se encargan de mantener la prole, muchas veces sin ayuda de un macho. Desde el punto de vista darwiniano esto es una desventaja tan fuerte con respecto a los machos, que debiera haber llevado a la extinción de este sexo.

El que esto no haya pasado nos puede arrojar algunas dudas sobre si de verdad hemos entendido bien los mecanismos de la evolución. Tenemos que aclararnos si el que sobrevive es el más apto (según la intuición primaria de Darwin) o el que tiene que sobrevivir, para mantener el equilibrio del ecosistema.

Salud no es pureza sino orden

La enfermedad en el mundo clásico, era un desbalance entre los humores del cuerpo (bilis, sangre …). En el mundo oriental era un desequilibrio en el flujo  de las energías vitales (chi).

En la Modernidad, sin embargo, la enfermedad no tiene que ver con balances, sino que es el efecto de un agente patógeno (germen, virus).

Pero resulta que, al presente, la Ciencia está descubriendo  que esos malvados gérmenes son necesarios, en una cierta proporción, para mantener nuestra vida (nutrición, reproducción). No existen venenos, sino dosis venenosas, de cualquier cosa.

Al final tendremos que reconocer que la salud no es una pureza (ausencia de gérmenes), sino, como sospecharon clásicos y orientales, un cierto orden en nuestro cuerpo, que refleja el. orden de la Naturaleza.

A pesar del surgimiento reciente del ecologismo, no estamos en una cultura ecológica sino pluralista: No creemos que el todo (el ecosistema) es el que da sentido a las partes y es mayor que ellas, sino que consideramos que el todo es la suma, la yuxtaposición de muchos individuos, animales, vegetales y humanos.

La verdad ¿en el todo o en las partes?

La historia del pensamiento puede resumirse como la respuesta a la pregunta:  ¿la verdad está en el todo o en las partes?   Y esta historia es un ciclo entre las respuestas atomistas (la verdad está en las partes) y las platónicas (la verdad está en el todo).

En el campo del atomismo están los sofistas, Aristóteles, los nominalistas y la ciencia moderna.

En el campo de los platónicos, está Hegel, el Hinduismo y el Taoismo.

El Cristianismo, está cerca del holismo, pero manteniendo un átomo: la persona.

Precios Malos ambiente malo

El daño ecológico no se debe al crecimiento económico, sino a no haber incluido, en el precio de los bienes, el valor del completo de todos recursos consumidos, incluyendo los ambientales.

El capitalismo solo admite como costos aquellos por los que se paga. Por eso el valor del trabajo de amas de casa, o de voluntarios, no hace crecer el PIB. Nuestro problema no es de exceso de crecimiento, sino de falta de holismo, de visión del todo, y no solo de las partes.

El individuo no es distinto de la sociedad

Hay que dejar de ver a la persona y a la sociedad como si fueran dos entes distintos que tienen que negociar entre sí el espacio de cada uno. La sociedad es otra forma de ser de la persona. Una persona es lo que sea como individuo más lo que sea como parte del todo.