Posts

La pregunta para encontrar la verdad no es ¿cómo estoy seguro de que es esta afirmación es verdad? si no: ¿es mejor la explicación que da esta proposición que otras proposiciones?, es decir ¿se adapta esta explicación mejor a la realidad observada?. O ¿explica esto una mayor parte de la realidad que las otras explicaciones posibles?

El ‘buscar la certeza’, que es, hoy en día, el norte de las ciencias, es un criterio equivocado, nacido del miedo de la Guerra de los 30 años, que nos está retrasando en el camino a la Verdad.

Conseguir-la-información-correcta-no-es-conseguir-la-verdad.png

Encontrar la verdad no es conseguir información verdadera: cuánto mide algo. Encontrar la verdad es conseguir una explicación al fenómeno, es decir, enmarcarlo en un contexto, tipicamente, una historia con sentido.

Trial and error: the only valid social science

Modern science was build around the physics paradigm. This was good for mechanical, linear systems. But to understand societies (to find the truth AND the good in social systems), the approach should be reversed: test what works and try to replicate it. Trial and error.

Lo Positivo incluye lo Normativo

David Hume (+1776) propuso la separación de la realidad en dos planos: lo que las cosas son (lo positivo) y lo que las cosas deben ser (lo normativo). La Ciencia sería el árbitro de lo positivo y la opinión de lo normativo.

Esta distinción es engañosa. La forma en que las cosas son (positivamente) condiciona lo que deben ser. El humano carga a sus crías, por ejemplo, porque está inscrito en su naturaleza. El abandono es malo no por una opinión mayoritaria, sino por ser antinatural.

La consecuencia de este rompimiento, entre el ser y el deber ser, fue la negación del fundamento positivo (biológico) del “deber ser”. Y esto acabó relegando los criterios de comportamiento (lo ético, qué es lo que está bien) al subjetivismo de la opinión.

El hombre se relaciona con la realidad de tres maneras:

  1. Usándola, para vivir, como cualquier ser vivo;
  2. Queriéndola, con la voluntad, para hacerla mejor;
  3. Conociéndola, con la Inteligencia, para entenderla, para extraer el mensaje que tiene.

CONOCIENDO:

El conocimiento se puede dividir en:

  • Teórico:  su finalidad es entender la realidad.
  • Práctico: su finalidad  es encontrar el bien. El fin está en la misma acción (praxis): hacer lo correcto.
  • Productivo: su finalidad es manipular la realidad. El fin de la acción está fuera de la acción (poiesis): en conseguir algo, un producto.

El conocimiento productivo (arte) se divide en:

  1. Bellas Artes: Producir cosas bella
  2. Técnica: Producir cosas útiles, crear riqueza

La producción de cosas útiles, a su vez, se divide en:

  1. Ingeniería: manejo de sistemas mecánicos o muertos. Aquí existen reglas definidas para conseguir resultados, porque brega con sistemas mecánicos, lineales.
  2. Gerencia: manejo de sistemas complejos, en el sentido de ‘no lineales’, incluyendo el comportamiento humano. No existen reglas definidas para, por ejemplo, convencer a personas, motivar a empleados, etc, porque brega con sistemas vivos, colectivos  o individuales

AMANDO:

Amar la realidad es moverse hacia el bien que hay en ella. En esto consiste la vida moral.

Existen tres niveles de amor:

Amor de utilidad: amar a algo por por el bien que me produce: por su utilidad o su belleza.

Amor de igualdad o amistad: amar a alguien por que se parece a mí

Amor de caridad: amar a alguien porque quiero hacerle feliz

El destino del hombre es crecer lo más posible. Esto se hace: conociendo la verdad y amando el bien.

Uno de los mitos fundamentales de la Modernidad es el mito del progreso: como el conocimiento se acumula, cada época será mejor que la anterior.

Según esta lógica, siempre lo último será más bueno o más completo que todo lo anterior.

Por lo tanto, en la Modernidad, saber qué es lo último (en la investigación, en la publicación) es más importante que saber qué es lo verdadero.

Conocer no es tener más  información, sino menos

La realidad nos bombardea con una cantidad de información inmensa, en cada fotón y cada onda que cruza nuestros sentidos. El cerebro en un filtro que agrupa estímulos y recoge patrones, es decir, que nos simplifica la realidad, para que podamos entenderla y movernos en ella. Todo conocimiento es una simplificación de la realidad para que ésta nos haga sentido.

Deberíamos, entonces, deshacernos de la idea de que educación consiste en dar acceso a más información (bibliotecas, conferencias,  internet).

Una persona educada es la que sabe extraer conocimiento, filtrarlo de una masa de información. No es la que trabaja con más datos sino con menos.

Knowledge, comes from experience or memory?

The primordial question that gave birth to, and drove, classical philosophy is, how do I get universal concepts (dog) if my senses only perceive particulars (this tail wagging creature in front of me, and this other)

Up to now, the two most succeful answers have been:

1) Plato: we already have ‘universal concepts’ in our soul (we came originally from the world of ideas), so we learn through memory.

2) Aristotle: through a mental  mechanism called abstraction, peeling the form out

of the matter.

Up to now, Aristotle is winning in number of votes.

But modern genetics is discovering the enormous amount of information that every living being is endowed with at conception. A written-down DNA code that allows plant, animals and humans to have answers to the everyday biological chalenges.

Perhaps, thus, we should believe that we are all depositors of very ancient wisdom, passed unto us from all our most remote ancestors.

No confundas teleología con teología

Para explicar el mundo, Aristóteles descubrió un esquema que le ayudó mucho: el supuesto de que todo lo que hace la Naturaleza lo hace por algo: teleologia ( telos : fin;  logos : razón).

Al comienzo de la modernidad, siglo 16, este esquema fue desechado, porque sonaba demasiado religioso (el Cristianismo identificaba a ese fin con Dios). Así nació la ciencia moderna.

Pero, desde Darwin para acá, el modelo teleológico va teniendo cada vez más poder explicativo.

Yo animaría a los científicos y pensadores a liberarse de estos miedos. Se puede reconocer una finalidad en la Naturaleza sin tener que reconocer, si no se quiere, a un Dios detrás de ella. Bastaría con afirmar que la finalidad no se la ha puesto nadie, sino que es como está hecho nuestro universo: con forma tendencial.

De esta forma se podría recuperar la teleología, la finalidad, sin la cuál se hace tan artificiosa la explicación de la vida y la evolución.

Luego, que los filósofos se encarguen de buscar el origen de la finalidad, como han hecho con el origen del ser. Pero por lo menos, que la Ciencia se quite sus gríngolas y miré la realidad sin miedos.

Coming soon divorce: Science vs Observation

Since modern Science took central stage in 17 century, the subject of “afterlife” was kick out of serious thinking because it is not verifiable.

However, the most fancy cosmological explanation at the beginning of the 21st century, is the Multiverse, that happens to have the same hurddle.

It seems that Science is softening its epistemological hard-core positions of old.