Posts

El jefe o gobernante, es una institución natural, y como tal, tiene una función natural; pero no es mandar. Sus funciones son:

1) Informar a la comunidad sobre lo que esté pasando en el ambiente. Para eso el jefe debe ser informado y estar colocado en una posición donde se entere de lo que pasa dentro y fuera de la comunidad.

2) tomar las decisiones arbitrarias, es decir, donde haya que aunar varias voluntades individuales. Esto unificación se necesita más comunmente, en dos circunstancias:
a) para decidir la dirección en la que debe caminar la comunidad;
b) para resolver conflictos entre individuos.

Fuera de esto, las decisiones deben de tomarse por quien esté lo más cerca posible de donde se dé el problema o la necesidad. Solamente se ‘escalan’ cuando confligen con otras.

Solo en los sistemas mecánicos (dónde la energía viene de una sola fuente, por ejemplo, el ejercito), tiene el jefe que mandar: decir qué hay que hacer y cómo, y dar incentivos. En un sistema orgánico, como deben ser la sociedad y las empresas, las personas saben, y quieren, ayudarse ayudando. Tan sólo hay que ayudarlas a ayudar, no mandarlas.

Para motivar a empleados: no le des tareas para que hagan, sino problemas para que resuelvan: desafíos. Y métricas públicas de ejecutoria.

En muchos ámbitos de la vida, el ser humano se plantea el dilema de si debe optar por la cantidad o la calidad.

Es un dilema irresoluble, porque todo crecimiento es dialéctico, es decir, se alcanza buscando cosas incompatibles (amor a mí, versus a los demas; cuidado de lo material versus lo espiritual; cuidar el presente versus el futuro, etc).

La postura adecuada frente a estos dilemas es el zig zag o yin-yang: avanzar un poco en una dirección y (luego) en la otra; buscar la cantidad, hasta que se vea que la proporción de cantidad a calidad se está fuera de armonía.

Empresa =separación de tareas + unión de voluntades

El unir las energías de muchos individuos crea energías compuestas (sinergias) más potentes que la suma de las energías individuales.

Este es el sentido de muchas estructuras en la Naturaleza. Y es el sentido de una característica muy humana: las instituciones: separación de tareas y unión de voluntades. Este es el sentido de empresas, mercados y profesiones, el internet y el matrimonio, el Estado y los ejércitos.

text2image_D67982_20150814_143102[1]

Las universidades no tienen un jefe, sino tantos como profesores. Por eso son tan lentas para moverse, para tomar decisiones. Y por eso mismo pueden durar siglos.

Salary not necessary

The phenomenon of voluntary collaboration through Internet (wiki) shows that the best compensation for a job is making it relevant

¿Es el liderazgo una virtud? Si todo el mundo pretendiera decirle a los demás por dónde tenemos que ir, si todos fueramos líderes, colapsaríamos. El liderazgo no es virtud, sino misión para algunos. Y la mision no hace a la gente mejor; la virtud sí.

Big is over

The age of big corporations and big governments (and lifetime employment) that begun with the industrial revolution, is over.

El final de las corporaciones

Cuando, en un futuro, nos convirtamos en una sociedad más holista, la corporación no será la forma más común de organizarse los hombres para producir. Lo será una organización de tipo más asociativo, donde todos son propietarios y trabajadores a la vez.

Cómo enseñar ballet a un elefante

Para reformar grandes instituciones, viejas y complejas (la Iglesia, la Universidad de Puerto Rico) el mejor camino, en vez de reformar sus leyes y estructuras, es fomentar que se desarrollen en su interior instituciones ‘modélicas’, de mucha calidad y espíritu. Esto hará que el resto de la gran institución se vaya moviendo a imitar ese espíritu que ve bullir en el modelo.