Posts

El Señor es el gobierno local, a quien uno acude cuando tiene problemas o necesidades de coordinación con los demás: pleitos o asuntos comunales.
El Rey es el Señor que no tiene arriba otro Señor. El Rey es un Señor que es soberano. Es lo que hoy llamamos es Estado Nacional, o la Nación Estado. Su fin principal es coordinar a Señores, en los temas que afectan a varias comunidades locales.
Puede haber muchas capas de Señores, que mandan sobre otros Señores. Pero se llama Rey a aquel que no tiene otro Señor encima,  al que es soberano.
Existen también ‘Imperios’, al mando de un Rey de Reyes, como por ejemplo, el Imperio Persa o la Unión Europea. Pero no es una institución tan natural como el Rey o el Señor.

Hay actividades que no se pueden delegar a otros. La democracia es la creencia de que el manejo de la comunidad debe ser delegado a expertos, a políticos profesionales, que cuentan con el apoyo de partidos, de estructuras de poder. Pero el manejo de la comunidad es algo tan connatural al hombre que nunca va a estar satisfecho con lo que otros decidan por uno. La democracia, entendida como delegar la vida comunitaria a otros, es un engaño.

Y si dirigir la comunidad es algo tan complicado que no lo puede hacer la gente, sino que necesita profesionales para tomar decisiones, entonces debemos pensar si la comunidad no se ha hecho demasiado grande, y debemos dar el paso a un nuevo localismo.

I want a complete different world from which we live in. In the 19 century lost of people wanted to change the world, and opted for the revolution: replace, at once, old structures by new.

But this implies an overconfidence in their intelligence, as they feel able to design a better world in their minds.

And, although the results  of these revolutions were mostly good, they were not the intended ones, and the cost was unbearable.

The new way to promote the betterment of the World should not be the revolution but the innovation through experimentation; a more humble approach that resembles how Nature improve itself through evolution: mutation and selection,trial and error.

El estado no debe ser neutro en sus valores. Una comunidad es, propiamente, el conjunto de personas que tienen: a) unos padres comunes y b) una forma común de ver la vida.Y el Estado, como cuerpo legal de la comunidad, debe defender y promover esos valores

El problema resulta cuando se crean, con la Modernidad, estas gigantescas naciones-estado, que se dividen por territorios, y no por patrias, por comunidades con padres comunes.

Está claro que la solución práctica no es convertir las naciones-estado en confesionales, sino en romperlas en auténticas comunidades.

No a la libertad. No a la igualdad

La cuestión política a principios del siglo 21 ha quedado reducida a elegir un punto medio entre igualdad (la izquierda) y libertad (la derecha). Hay ya un consenso de que el punto medio que representan los países del norte de Europa, es a lo más que podemos aspirar.

Pero está pobreza de alternativas se debe a que la pregunta está mal formulada.

Esta pregunta “¿Qué punto medio entre igualdad y libertad queremos?”, está presuponiendo que la humanidad es una masa informe de individuos, como bolitas en una jarra, que quieren ver cómo no pisarse unos a otras.

Otras visiones de la humanidad son posibles. Por ejemplo una más holista, donde la humanidad es un ecosistema, de hecho, parte del ecosistema planetario. Si vemos la humanidad así, la igualdad sería una necedad, y la libertad algo secundario.

Entonces, ¿cuáles serían los valores-guía, si no son la igualdad y la libertad? En un ecosistema lo importante es la función, encontrar la vocación de cada uno. Esta vocación es siempre única, nunca igual a la de otro, como único, no igual, es cada ser humano.

As any text interpretation (for example, book translation, or Bible exegesis) the true meaning of any text is a yin-yang, a dialectic, back and forth, between:     1) what the message meant to the one who sent it, and      2) what it would meant to the one who receive it. Let us not dream of an automatic, formal and impersonal mechanism to interpret laws. Norms are the will of a community and, therefore, are always personal and, thus, problematic.

Trial and error: the only valid social science

Modern science was build around the physics paradigm. This was good for mechanical, linear systems. But to understand societies (to find the truth AND the good in social systems), the approach should be reversed: test what works and try to replicate it. Trial and error.

Si tienes casa, no tienes agallas

La fijación que hemos desarrollado desde finales del siglo 19 para que cada uno sea dueño de su casa, puede ser una causa de que la gente se haya vuelto tan mansa y conformista. Una persona que carga con un activo tan desproporcionadamente grande como una casa, acaba viviendo, no solo en él, sino para él. Y esto le hace especialmente sordo a cualquier llamado revolucionario.

El votar por un representante no hace que esa persona represente mis intereses: en la práctica el elegido representa al partido que le permitió poner su nombre es la papeleta. Eso no es democracia, es oligarquía, gobierno de unos pocos, gobierno de los profesionales de la política: partidocracia.

Egyptians saw the political order as part of natural order (for example people were born to do different things: rule, serve). On the other extreme, we moderns think politics is the coordination of different, equal wills.

The truth is in between:

The natural order places each one in an starting point (a genetic and a cultural endowment). But the starting point, although important, is no definitive. Then we add our vocation (mission) and our freedom. With this, we can get out and make a better world (instead of adapting to it by evolution).

From this perspective, politics is not a social contract but the gardening of an ecosystem that allows each member to walk the maximum distance between the his/her starting point and his/her goal.

In an ecosystem, treating all individual as equals is the sure way to destroy it.