Todos los perros van al Cielo

Todos los perros van al Cielo

Los animales todo lo hacen bien. Incluso cuando un perro devora a un niño. ‘Portarse bien’ es seguir el orden natural y animales plantas y minerales no pueden no hacrelo.

El hombre tiene un pequeño espacio entre su instinto y su obrar, de forma que no le bastan sus impulsos para acertar plenamente con su orden natural. Tiene que usar su inteligencia -que también tienen los animales- de una forma especial -que se llama razón- para llenar ese hueco -que se llama libertad- y encontrar el comportamiento adecuado.

Así como los perros aciertan siempre con su orden natural, con su posición correcta en el Cosmos, no todos los humanos, lo logran.

Nuestros riesgos son más grandes. Nuestros rendimientos también