Universidad: pérdida de tiempo

text2image_D67982_20150811_135249[1]Desde que, en el siglo 19, se inventó la educación masiva, las universidades dejaron de ser lugar para cultivar intelectuales y se convirtieron en lugar para preparar profesionales, para aprender a trabajar.

Pero trabajar, como cualquier arte, no se aprende leyendo, sino practicando. La preparación para el trabajo tiene que consistir en poner a los jóvenes a ayudar a los que trabajan. No en encerrarlos en un salón a que les pasen información.